Renato Tapia fue titular en amistoso del Celta ante el Gil Vicente de Portugal

Renato Tapia, mediocampista peruano de 26 años. | Video: Canal N

Renato Tapia jugó el primer tiempo en el empate 0-0 en Portugal

El Celta de Vigo empató este martes sin goles contra el Gil Vicente portugués en el partido amistoso disputado este martes en la ciudad deportiva Afouteza, en el que el delantero Iago Aspas no tuvo minutos, debutó el último fichaje celeste, el lateral izquierdo Javi Galán y regresó Renato Tapia tras superar la lesión sufrida en la Copa América.

Eduardo 'Chacho' Coudet probó en los primeros 45 minutos su once de gala, a la espera de que regrese el central mexicano Néstor Araujo, que viene de perder con su selección la final de la Copa Oro ante Estados Unidos, y Aspas se recupere de las molestias musculares que arrastra.

El técnico argentino mostró sus cartas de cara al inicio liguero ante el Atlético de Madrid, y la primera sorpresa puede estar en la portería porque su compatriota Matías Dituro parece haberle ganado la batalla por la titularidad a Rubén Blanco.

Hasta el momento el ex meta del Universidad Católica de Chile ha sido titular en los tres encuentros veraniegos, por lo que el test del próximo sábado contra el Wolverhampton puede terminar de aclarar si es la apuesta de Coudet para arrancar LaLiga.

La otra novedad estuvo en el lateral izquierdo. Javi Galán, pese a completar un sólo entrenamiento con el equipo, ya entró en el once, al que también regresó Renato Tapia tras superar la lesión sufrida en la Copa América. El peruano volverá a ser el pulmón de un centro del campo en el que Denis Suárez y Brais son indiscutibles.

La apuesta de Coudet para suplir a Aspas fue adelantar la posición de Franco Cervi, el tercer fichaje, para acompañar a Santi Mina en punta, dejando la banda para Nolito.

Al Celta de Vigo le costó dañar a su rival, bien plantado sobre el campo, con las líneas muy juntas para evitar que los tres volantes celestes entrasen en juego. Nolito y Brais amenazaron, sin éxito, a Kritsyuk. Al filo del descanso, los locales pidieron penalti sobre Santi Mina pero Juncal Moreira no señaló nada, y la jugada acabó con un remate desviado de Tapia.

Tras el descanso, el técnico del conjunto gallego alineó un once nuevo, con la presencia de muchos jugadores del filial. En el minuto 56, el Gil Vicente tuvo la mejor ocasión pero Rubén Blanco evitó el tanto de los portugueses. Con la niebla cada vez más baja, en la recta final Carbonell casi da el triunfo al Celta con un disparo que se estrelló en el poste. EFE

Deja un comentario