Manchester City venció por penales 4-3 al Chelsea y ganó la Copa de la Liga inglesa

El equipo de Maurizio Sarri volvió a caer ante el City de Guardiola

El Manchester City conquistó este domingo la Copa de la Liga inglesa tras superar en los penales al Chelsea, después de que los 90 minutos reglamentados y la prórroga acabasen con el empate inicial 0-0.

El City revalida así el título de 2018 y sigue en disposición de acabar la temporada con cuatro trofeos (aspira también a la Premier League, la FA Cup y la Liga de Campeones).

El partido quedó marcado por una jugada a tres minutos para la prórroga: Al atajar un disparo del delantero argentino Sergio Agüero, el joven arquero español Kepa Arrizabalaga (24 años) sufrió un calambre y se quedó tendido en el terreno de juego.

Pero cuando iba a ser sustituido por Willy Caballero, el español se negó a abandonar el terreno de juego, en una situación surrealista que duró más de dos minutos y provocó que el técnico del Chelsea Maurizio Sarri hiciese amago de marcharse a los vestuarios, visiblemente molesto con el comportamiento de su jugador.

Kepa llegó, incluso, a parar el penal a Leroy Sané en la tanda decisiva, pero los aciertos de Ilkay Gündogan, Agüero, Bernardo Silva y Raheem Sterling dieron el título al City frente a un Chelsea en el que fallaron en la tanda decisiva los brasileños Jorginho y David Luiz.

La acción de Kepa marcó un partido muy cerrado, con un City muy dominador pero chocando una y otra vez contra una defensa del Chelsea más poblada de lo habitual, por lo que no hubo excesivas ocasiones de gol en los 120 minutos de juego.

- Ficha técnica:

0 – Chelsea: Kepa; Azpilicueta, Luiz, Rudiger, Emerson; Jorginho, Kanté, Barkley (Loftus-Cheek, m.89); Hazard, Pedro (Hudson-Odoi, 79) y Willian (Higuaín, m.95).

0 – Manchester City: Ederson; Walker, Laporte (Kompany, m.46), Otamendi, Zinchenko; David Silva (Gundogan, m.79), Bernardo Silva, Fernandinho (Danilo, m.90); De Bruyne (Sané, m.86), Sterling y Agüero.

Árbitro: John Moss amonestó a Luiz (m.30), Rudiger (m.72), Jorginho (m.88) por parte del Chelsea y a Fernandinho (m.58), Otamendi (m.91) por parte del Manchester City.

Incidencias: Final de la Copa de la Liga disputada en el estadio de Wembley (Londres). AFP/EFE

LEE TAMBIÉN: ¡Final en Old Trafford! Así quedó el United-Liverpool tras el show de lesionados


 


PREVIA

¿Un trofeo o la destitución? El entrenador Maurizio Sarri, bajo una fuerte presión, necesita que el Chelsea conquiste el domingo (11:30 a.m. / EN VIVO ONLINE vía ESPN 2) la Copa de la Liga inglesa, en la final contra el Manchester City, que jugará este partido sin tantas urgencias.

El City es líder de la Premier League y sigue en la carrera en la Liga de Campeones y en la Copa de Inglaterra, por lo que su situación es muy diferente a la de Maurizio Sarri, llegado al principio de curso a Stamford Bridge y que se ha visto pronto descolgado de la pelea por la Premier League.

La prensa recoge además el posible divorcio entre Sarri y su vestuario por el estilo de juego del extécnico del Nápoles, el famoso "Sarri-ball".

En el campeonato inglés, los 'Blues' han encadenado humillaciones, con derrotas sobre todo ante el Arsenal (2-0), el Bournemouth (4-0) y especialmente el Manchester City (6-0), esa última hace apenas dos semanas.

La deriva ha llevado al Chelsea al sexto puesto liguero, fuera de los puestos de Champions, y la situación empieza a ser alarmante.

Eden Hazard y sus compañeros fueron eliminados el lunes en la Copa de Inglaterra por el Manchester United, que les superó 2-0 en Londres. 

Los aficionados no ocultaron su descontento. La Europa League, donde el Chelsea superó los dieciseisavos de final con un global de 5-1 sobre el Malmö sueco, dio un respiro el jueves.

"Disputamos la primera final de la temporada. Estamos a un punto del cuarto puesto, igualados a puntos con el Arsenal (quinto clasificado)", puntualizó Sarri a modo de defensa.

"Incluso lo hacemos un poco mejor (que el Arsenal) porque estamos en esta final. Y pese a ello, nuestra temporada es un desastre. No lo entiendo", insiste el italiano. "Quiero que recuerden que la pasada temporada este equipo logró 70 puntos, no 100. En verano (boreal) lo cambiamos todo, así que hay problemas por resolver. No es fácil", afirmó.

Si la situación no era lo suficientemente tensa, la FIFA añadió todavía más problemas el viernes al dictar una prohibición de fichar jugadores por un año, debido a irregularidades en los traspasos de 29 jugadores menores de edad.

¿Podrá Sarri resistir toda esta tormenta? Roman Abramovich no tiene precisamente la reputación de ser el propietario de club de fútbol con más paciencia de Europa.

La sombra del 6-0

En la final del domingo en Wembley, el ambiente en ambos vestuarios será muy diferente.

En el Manchester City, vigente campeón de Inglaterra, todo parece ir bien.

Josep Guardiola siguen adelante en su búsqueda de acabar el curso con cuatro títulos y los 'Citizens' comandan la clasificación de la Premier League igualados con el Liverpool.

En la Champions, el City ganó 3-2 el miércoles en Alemania al Schalke 04 y ha encarrilado su pase a cuartos de final. También está ya clasificado para los cuartos de la Copa de Inglaterra.

Pese a todo ello, Guardiola desconfía y teme una reacción de orgullo del Chelsea por la bofetada sufrida con el 6-0, tan reciente en la memoria de todos.

"En el momento estaba feliz, pero hoy hubiera preferido no ganarles por 6-0", admite el técnico español.

"No me gusta jugar contra un equipo dos veces en tan poco tiempo, sobre todo después de haberles ganado. Son jugadores profesionales y harán lo que tengan que hacer para reponerse", estima. AFP

LEE TAMBIÉN: Revive los GOLAZOS de Messi sobre Sevilla por la Liga

Deja un comentario