La historia de Luka Modric, la esperanza de Croacia para ganar el título mundial

Video: Canal N
Video: Canal N

El volante del Real Madrid quiere cumplir su sueño de niño

"Embajador de Croacia", "Principito" o aun "Dios", Luka "Modric no juega al fútbol, lo predice", canta el exinternacional Mario Stanic, quien se entusiasma al igual que todo el país antes de la final del Mundial 2018 contra Francia.

"No hay que comentar su juego, simplemente hay que mirarlo y disfrutarlo", escribió Stanic en una columna en el diario deportivo croata Sportske Novosti titulada "Gospel para Luka".

"Es para aquellos que comprenden que no hay necesidad de comentar. Para aquellos que no lo entienden, no podemos hacer nada", añade el exatacante de los "Vatrenis" entre 1995 y 2003.

Para Stanic, Modric "tiene cosas que desaparecen progresivamente y que se ven cada vez más raramente en los terrenos de juego, esa humildad futbolística, cuando el mejor jugador no piensa sólo en él, cuando está seguro en el terreno de juego. Es la piedra angular sobre la que Modric ha construido su santuario para convertirse en un Dios del fútbol".

"Estoy 'enamorado' de Modric, juega con una simplicidad fantástica", explica el exdelantero croata Alen Boksic.

"Más allá de sus cuatro Champions League ganadas con el Real Madrid, hace seis, siete años que juega en un alto nivel, que es el motor del Real Madrid", añade el que fue atacante del Marsella campeón de Europa en 1993.

"Modric es un futbolista fabuloso, el mejor jugador croata de todos los tiempos", concluye Boksic.

Miroslav "Ciro" Blazevic llama a Modric "el mejor embajador de Croacia en el mundo desde que el fútbol une a los pueblos, sobre todo durante la Copa del Mundo".

Slaven Bilic, quien jugaba en la selección de 1998, se animó a comparar a Modric con la leyenda argentina Diego Maradona. "Modric es el mejor centrocampista del mundo, el más completo", resume Bilic en el diario The Sun.

En Rusia, el seleccionador Zlatko Dalic lo ha puesto de N.10, en un sitio más adelantado que el que suele ocupar en el Real Madrid, para no taparse con Ivan Rakitic, la otra gran estrella del equipo. Modric arma y el barcelonista es el pistón de la medular. Entre los dos conforman un dúo dinámico magistral.

En Zadar, a orillas del mar Adriático, el denominado "Principito" alimenta las esperanzas de su ciudad y de toda Croacia de ganar un primer título mundial.

Deja un comentario