Útil e Interesante

Tintes de cabello: ¿cuáles contienen amoníaco y son más duraderos?

Una dermatóloga explica cuál es el tipo de tinte que puede ser más dañino, cuál necesita retoques con más frecuencia y por qué se debe evitar el amoníaco

Ya sea porque aparecieron tus primeras canas o quieres teñirte el pelo de morado, rosa u otro color, es importante que sepas un poco más sobre los tintes, como por ejemplo los que contienen amoniaco o los que necesitan retoque con más frecuencia.

La Dra. Marian Smith, dermatóloga dedicada a la salud integral de la piel, explica en un video de TikTok explica los cuatro tipos de tintes para el cabello que existen en el mercado:

1. Tinte semipermanente: la especialista refiere que estos son los menos dañinos porque no contienen amoniaco ni peróxido y son más favorables para los cabellos frágiles o dañados.  Sirven para cubrir las primeras y pocas canas, matizar el balayage o para que el pelo no se vea amarillo.

​​Generalmente, dura hasta 4 o 5 lavados, el retoque no es tan continuo y las raíces no son tan notorias. 

2. El tinte permanente: aclara de dos a dos tonos y medio, no se desvanece tan fácil por lo que la raíz se nota más cuando crece y el retoque es más frecuente.

Suelen usarse para cubrir las canas, pues contienen amoníaco y agua oxigenada que decoloran todo el cabello y permiten que se tiña del nuevo tono.

Si quieres deshacerte del tinte permanente, tendrás que aplicar un proceso de decoloración y volver a poner un tinte semejante a tu tono básico.

3. El tinte alta aclaración: contiene amoniaco, aclara 3 tipos, penetra mucho más la cutícula y fue diseñado para el pelo rubio o balayage.

4. El tinte decoloración: aclara hasta 4 tonos, sí contiene amoniaco y deja el color en bruto por lo que se necesita aplicar un semipermanente para el toque final.

¿Por qué es mejor no usar un tinte con amoníaco?

El amoníaco puede provocar irritación capilar, caspa e incluso reacciones alérgicas, especialmente en las pieles sensibles. Tiene un olor fuerte que puede irritar la piel, los ojos, la garganta y los pulmones, además de ojos llorosos y tos. Algunas personas experimentan cabello seco y encrespado después de la coloración. 

¿Por qué se usa el amoníaco en el tinte para cabello?

El amoníaco es un catalizador utilizado para abrir la cutícula del cabello y permitir que el color penetre dentro del eje y cambie el color de la corteza, el corazón de la fibra capilar. Lo hace al conseguir que nuestra fibra capilar, normalmente ligeramente ácida, sea más alcalina.

Una vez que el catalizador ha abierto las cutículas capilares (en este caso, el amoníaco), el segundo ingrediente en la mayoría de tintes para el cabello es el peróxido de hidrógeno, el cual aporta color al cabello al aclarar (decolorar) la corteza o depositando color en su interior. 

RELACIONADOS