¿Qué puede perder una persona que es demandada por infidelidad?

¿Si he sido infiel puedo perder mis bienes? ¿Debo recibir un pago si mi esposa o esposa cometió adulterio? Un abogado resuelve estas y otras dudas sobre el divorcio por infidelidad

Las consecuencias legales que tiene una persona infiel

Probar una infidelidad para demandar al cónyuge y conseguir el divorcio es un proceso que necesita ser demostrado estrictamente; sin embargo, si se llega a concretar dicho pedido legalmente, la persona infiel sí podría recibir cuantiosas sanciones. 

 

Juan Carlos del Águila, abogado especialista en Familia señala que en términos de demandas por adulterio, existe hasta dos tipos de sanciones para el cónyuge infiel:

1. Perder las gananciales por demanda de adulterio: El matrimonio se encuentra bajo el marco de separación de patrimonios y sociedad de gananciales. Es en esta última donde existen los bienes propios y los bienes sociales. 
“En una sociedad de gananciales, un bien propio de un cónyuge, por ejemplo, un vehículo que fue heredado, donado u adquirido, puede generar frutos por alquilarlo y esa renta es un bien social, según la ley. Por lo tanto, esos frutos le correspondería a ambos cónyuges”, indica el abogado en este video de LP-Pasión por el Derecho.

Es decir, el cónyuge que cometió adulterio perderá las gananciales, que son los frutos o las rentas de los bienes propios de los cónyuges. Asimismo, por más que el cónyuge infiel tenga derechos a esas ganancias, los va a perder como sanción a que se demostró su conducta adulterina.

 

“Él o ella igual tendrá derecho al 50% de los bienes adquiridos durante el matrimonio, que son bienes sociales, pero esa renta que generen los bienes propios ya no le va a corresponder”, agrega Del Águila.

2. Indemnización por los daños a causa de infidelidad: Es una figura jurídica que sirve para reparar el daño ocasionado al cónyuge inocente, en este caso el demandante por infidelidad. A esa persona que se le ocasionó un daño moral como psicológico, recibirá el pago de un monto determinado por parte del cónyuge infiel.

De igual manera, Del Águila señala que, en reemplazo a la indemnización en favor del cónyuge inocente, también se podrían dividir los bienes sociales ya no en partes iguales (50/50), sino en 70% para el demandante y el 30% para el que cometió adulterio, por ejemplo.

Como lo ves, estas son dos tipos de sanciones que buscan reparar el daño ocasionado al cónyuge inocente en un caso de divorcio por causal de adulterio o infidelidad.