¿Qué es lo peor que puede pasar si tienes anemia y aún no lo sabes?

¿Qué partes del organismo afecta y por qué persiste? Una hematóloga explica qué se necesita para que el tratamiento de anemia sea efectivo y por qué pueden haber recaídas de hemoglobina

¿Qué pasa si no se me quita la anemia?

Muchas veces, los pacientes que tienen anemia con valores severos pueden presentar síntomas, como cansancio o dolor de cabeza, y confundirlo con estrés o incluso ignorarlo. Lo que no perciben es que el organismo puede estar funcionando al límite, lo que puede traer serias consecuencias. 

Pero, ¿cómo se diagnostica la anemia correctamente? 

En entrevista con ÚtileInteresante.pe, la hematóloga Karen Matos señala que la prueba ideal y más completa es un hemograma, el cual te presenta tres componentes de la sangre: hemoglobina, plaquetas y defensas

Esta prueba puede detectar desde una complicación de anemia hasta un cuadro de leucemia o complicaciones en tu médula ósea, la fábrica de sangre. El hemograma es una prueba accesible que se realiza en la mayoría de laboratorios. 

¿Qué le puede pasar a una persona que no sabe que tiene anemia?

  • Si no existe suficiente sangre en nuestro cuerpo, el corazón va a empezar a trabajar el doble, ya que necesita enviar oxígeno, a través de la sangre, a nuestros órganos.
  • Los pacientes pueden tener un shock hipovolémico cuando el volumen de sangre es muy bajo.
  • Pueden haber problemas renales y cardíacos, incluso se puede producir un paro cardíaco
  • Cuando el volumen de sangre es muy bajo, los órganos pueden fallar de forma aguda

“Cuando tus síntomas ya son tan severos, lo más rápido para subir hemoglobina, va a ser una transfusión (de sangre), por ejemplo, en una emergencia de operación por una apendicitis aguda y tu vida corre peligro”, agrega la Dra. Matos sobre las complicaciones que pueden surgir por una anemia severa.

¿Cuál es el tratamiento para la anemia ferropénica?

Si bien la dieta es un factor importante que debe acompañar el tratamiento, no es el único factor para mejorarla, más aún si se trata de una anemia ferropénica severa. Lo ideal es usar complementos de hierro:

“Existe hierro oral, lo más económico y menos riesgoso para pacientes jóvenes que no tengan otras enfermedades. Y el hierro intravenoso para el paciente que tenga problemas de absorción, intolerancia oral, enfermedades oncológicas, renales, etc.”, señala la hematóloga.

¿De qué depende para que el tratamiento de la anemia sea exitoso?

El tratamiento es diario y puede consistir en ingerir de dos a tres cápsulas de hierro diarias, por alrededor de un mínimo de seis meses a más. La efectividad para levantar la hemoglobina dependerá de la constancia en el tratamiento:

“Cuando yo tenga 13 de hemoglobina, no me he curado. Si yo llego a mi valor de hemoglobina adecuado en cuatro meses, serán otros cuatro meses más que me demoraré en recuperar mis depósitos que he perdido”, indica la especialista.

¿Es normal que la hemoglobina baje si estuve recibiendo tratamiento?

De acuerdo a la Dra. Matos, es importante no abandonar el tratamiento contra la anemia ferropénica apenas se obtienen los valores correctos de hemoglobina, ya que no se ha curado el principal problema que es el depósito:

“Tienes que devolverle el hierro a tu pelo, a tu piel, a tu hígado, a tu riñón, a todos los órganos que le has quitado, necesitas que el hierro esté de nuevo en tus células. El tiempo correcto que son más de 6 meses, la cantidad correcta de medicamentos y la constancia”, sostiene. 

Recuerda que el diagnóstico y tratamiento de la anemia ferropénica es individualizada para cada persona, por lo que la evaluación de un especialista en hematología es fundamental para vencer esta enfermedad.