¿Cómo saber si un auto en venta fue chocado?

Si vas a comprar un vehículo de segunda te compartimos datos muy útiles para reconocer si un carro sufrió algún accidente

Consejos para saber si un auto sufrió algún incidente (Foto: Jcomp)

Si estás por comprar un carro de segunda es importante que sepas si ha sufrido algún tipo de accidente, como por ejemplo, que haya sido chocado.  Algunos dueños de vehículos ponen a la venta un auto sin advertir de los siniestros que ha tenido para no tener que bajarle el precio. 

Por ello, el sitio web Autofact comparte algunos consejos que te pueden ayudar a identificar si el carro que estás por comprar fue chocado anteriormente:

  • Revisa las placas: Cuando un vehículo ha sufrido un choque grave, generalmente las placas presentan golpes o irregularidades que, por cuestiones legales, no se pueden reparar. 
  • Revisa las uniones de las piezas del vehículo: Las partes donde se unen una o más piezas pueden revelar si ha existido algún impacto. Por ejemplo, el parachoques, las uniones de las puertas, maletero, guardafangos, entre otros. 

Si estas piezas han sido reparadas, nunca encajarán como cuando el vehículo estaba nuevo. En este sentido, los espacios entre las uniones deben ser uniformes.

  • Busca signos de soldadura: Pon atención a las señales de soldaduras en distintas partes de la carrocería o si tienen la pintura original. Además, busca signos de pintura en cables y tornillos, y revisa con cuidado el estado de los cables internos. 
  • Verifica todas las puertas: estas deben funcionar perfectamente y no deben estar descuadradas. Los marcos deben verse bien y tampoco debe haber signos de pegamento que alerten sobre algún tipo de reparación previa. 
  • Busca señales de impacto en el radiador: El radiador es uno de los indicadores más confiables de los posibles choques que ha tenido un carro, ya que es la parte más expuesta a colisiones frontales. Fíjate que el radiador está derecho, sin golpes ni torceduras, y que las hojas que protegen los tubos están perfectamente alineadas.
  • Examina los faros: estos deben estar completos, sin señales de roturas o agua en su interior. Además, considera que, de no estar en buenas condiciones, deberás reponerlos porque son un elemento obligatorio para circular en cualquier tipo de vehículo. 
  • Detalles de la pintura: no debería haber diferencia de tonalidad ni textura en toda la pintura en el exterior. Se recomienda revisar con la ayuda de diferentes ángulos en luz directa y chequear que el brillo de la pintura también se mantenga uniforme, de lo contrario, vale la pena consultarle al dueño cuál es el siniestro que afectó la pintura del vehículo. 
  • Busca fugas: Todos los elementos del motor deben estar completamente secos si el carro está bien. En el motor se pueden producir fácilmente filtraciones luego de un choque importante.
  • Conducir el carro: Finalmente, no puedes dejar de probar el carro en marcha, por ejemplo, curvas, calles empinadas, de tierra y empedradas. Esto te permitirá reconocer si existe algún problema con el vehículo, especialmente en el motor.

Sigue estos consejos para hacer una compra segura y así la compra de tu vehículo usado no te termine costando igual que uno nuevo o incluso más.