Útil e Interesante

Cinco trucos efectivos para quitarte el sueño después de comer

Descubre además, por qué te da sueño luego de almorzar y cuándo este puede ser síntoma de enfermedades como la anemia

A todos nos pasa.  Terminamos de almorzar y de pronto un sueño terrible se apodera de nosotros y, a veces, es imposible evitar cabecear y bostezar en nuestro escritorio.  Si no tienes la suerte de poder darte una pequeña siesta, te compartimos algunos truquitos que te ayudarán a mantenerte activo y despierto durante tu jornada laboral.

Trucos para evitar el sueño después de comer

sueño en el trabajo

1. Pasea durante 10 minutos: sal de la oficina o de donde estés y respira un poco de aire fresco.  Esto ayudará a oxigenar a tu cerebro y lo despertará de ese estado de somnolencia. Si no puedes salir, usa las escaleras.  Pueden parecer consejos básicos, pero realmente funciona.  Si estás en casa, puedes aprovechar y sacar a pasear a tu perro o a caminar por un parque cercano.

2. Evita las grasas y comidas con mucha azúcar: los alimentos que contienen muchas grasas son más difíciles de digerir, aumentan la fatiga, la sensación de pesadez y el sueño. Si evitas las grasas en tu comida notarás como tu digestión es mucho más rápida y te reactivarás mucho antes. 

3. Toma agua fría: beber abundante agua y mantener un cuerpo hidratado evitará que te dé sueño.

4. Conversa con alguien: si después de comer conversas rato con algún compañero en el trabajo o algún familiar, evitarás el dormirte.

5. Si no puedes con el cansancio, date una siestita: si has probado estos y otros truquitos, pero sigues cabeceando, no lo evites, tómate una siesta.  Según especialistas en neurología es importante dormir entre 30 y 45 minutos para conseguir los mejores efectos de la siesta, si te pasas de tiempo, conseguirás los efectos contrarios.

¿Por qué te da sueño luego de comer?

Cuando tu cuerpo hace la digestión de la comida es normal comenzar a entrar en un estado de somnolencia.

"Obedece a las variaciones de glucosa (azúcar) en sangre según los alimentos que acabamos de ingerir. Claro que cuanto mayor es el volumen de la ingesta, mayor es el contenido de azúcar, y por lo tanto, de la somnolencia. El azúcar o glucosa disminuye en el cerebro, más precisamente en el hipotálamo, los niveles de orexinas, cuya función es mantenernos despiertos y alerta", explica la doctora Romina Wulfsohn, médica especialista en Nutrición en el Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna al portal argentino Clarín.

Cuidado con el exceso de sueño

Recuerda que existen algunos trastornos de la salud que pueden generar somnolencia después de comer como la anemia, las hipoglucemias, la fibromialgia, la narcolepsia y el insomnio. Si sientes que sufres sueño o cansancio excesivo, debes consultar con tu médico para un diagnóstico preciso.

Te puede interesar:

Deja un comentario

PODCAST "CONSULTORIO ÍNTIMO"

TE PUEDE INTERESAR

RELACIONADOS