¿Cómo saber si tienes aftas o herpes bucal?

Ambas son dolorosas y pueden empeorar si no reciben el tratamiento adecuado. Una especialista en cuidado de piel nos explica cómo diferenciarlas, cuál es contagiosa y cómo se debe tratar

¡No te equivoques! (Foto: Shutterstock)

Molestas, antiestéticas y dolorosas, así se describen a las aftas y el herpes bucal. A simple vista pueden parecer lo mismo, pero no lo son y se diferencian principalmente por su origen y el tratamiento. 

La Dra. Claudia Castillo, dermatóloga de CIRUDERM, indicó en la secuencia "Sanamente" que, aunque existen múltiples tratamientos caseros, lo mejor es acudir con un especialista para evitar que ambas lesiones se confundan y buscar la manera de prevenir su reaparición. 

Características de las aftas
Las causas de estas heridas no tienen que ver con virus.  Hasta el momento, se desconoce su origen ya que las razones por las que salen pueden ser múltiples. Por ejemplo, es común que los pacientes con ortodoncia y también quienes presentan carencia de ciertas vitaminas, sufran de estas lesiones. 

Tratamiento de aftas

Para la dermatóloga, las aftas duran entre una a dos semanas y empiezan a aparecer en la juventud. Estas heridas se suelen tratar con antibióticos y antinflamatorios. Además, para evitar su reaparición no se deben compartir toallas o utensilios de comida.  

¿Cuál es la diferencia entre aftas y herpes bucal?Foto: Shutterstock

Características del herpes bucal 
A diferencia de las aftas, el herpes bucal se contagia por un virus y puede venir acompañado con fiebre y dolor. Este virus puede estar presente en la saliva de la persona y se adquiere desde la niñez. 

Según la especialista, el 66% de la población mundial está propensa a contagiarse, por eso es recomendable evitar compartir utensilios, vasos o cepillos de dientes, ya que el contagio es por contacto directo y su tratamiento consiste en antivirales para evitar que el virus se siga propagando. 

¿Cuál es la diferencia entre aftas y herpes bucal?Foto: Shutterstock

Ambas lesiones son muy dolorosas y es mejor acudir con un especialista para conocer si se trata de una afta o herpes bucal.  De esta forma, se encontrará el tratamiento más efectivo.

Lee también: 

Deja un comentario