Circuncisión: ¿en qué consiste y por qué puede evitar el cáncer?

Un especialista te explica por qué se recomienda la circuncisión y en qué casos se realiza de manera obligatoria para prevenir el cáncer

Existen cuestiones médicas precisas que indicarían obligatoriamente una circuncisión.

La circuncisión tiene como objetivo una mejor higiene y funcionalidad del miembro viril del hombre, pero también se realiza para evitar enfermedades cancerígenas.

De acuerdo al doctor Marco Huamán, urólogo de la Clínica Urozen, la circuncisión es una operación quirúrgica que implica hacer un corte en la zona del prepucio, con el fin de retirar un segmento de piel, alrededor y detrás del cuello del pene. 

[¿Qué es la Criptorquidia y por qué puede provocar cáncer testicular?]

“La cantidad que se retira es proporcional para cada paciente. Al quitar el exceso de piel, la zona debe quedar estéticamente bien y funcional; de lo contrario, el paciente tendrá dificultad para una erección o podría generarle inflamación”, explica el especialista.

Además, es procedimiento seguro y ambulatorio que no demanda más de 30 minutos, en el cual el paciente puede retomar sus actividades habituales, pasadas las 72 horas. 

¿Por qué se recomienda la circuncisión?

Si bien la circuncisión es una operación frecuente en los varones, no significa que sea una indicación absoluta para todos, pero si se realiza tiene dos finalidades: una higiene más óptima y una mejor funcionalidad del glande, por si hay dificultad al retraer el prepucio. 

[Cáncer testicular: síntomas a los que debes estar alerta]

Sin embargo, existen cuestiones médicas precisas que indicarían una circuncisión y que incluso podrían evitar enfermedades cancerígenas.

Pacientes con inflamación e infecciones: un paciente que tiene secreciones constantes, puede poner riesgo la zona del cuello del pene, por lo que una circuncisión puede utilizarse como tratamiento para disminuir esta condición.

Pacientes que padecen de fimosis: esta patología se da cuando el prepucio es muy estrecho y no permite que la cabeza del pene ascienda hacia afuera. Esta condición es muy riesgosa, debido a que la secreción normal del glande queda impedida de salir y ello genera una inflamación crónica. 

Asimismo, el especialista indicó que si la fimosis se detecta a tiempo, lo mejor es que se realice una circuncisión. De lo contrario, esta patología podría convertirse en un cáncer de pene, una enfermedad mutiladora física y mentalmente. 

Lee también: [Vasectomía: ¿en qué consiste y cuál es su efectividad?]

 

ETIQUETAS: