Tommasso Debenedetti, el creador de fake news que inventó la muerte de Pérez de Cuéllar

Antes de inventar la muerte del exsecretario general de las Naciones Unidas, difundió la falsa muerte de Mario Vargas Llosa y vendió entrevistas falsas a varios medios

Tommasso Debenedetti, el creador de fake news que inventó la muerte de Pérez de Cuéllar

En Twitter Debenedetti tiene este modus operandi desde el 2011. (Foto: Iberpress)

Tommasso Debenedetti es un hombre italiano de 49 años que se hace pasar por periodista y crea noticias falsas en Twitter, así como en diarios. Hoy, creó una cuenta falsa del flamante ministro del Interior, Carlos Morán Soto, con la que propaló a través de un tuit la falsa muerte del exsecretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuéllar. 

En Twitter, Debenedetti tiene este modus operandi desde el 2011, que consiste en crear una cuenta falsa de alguna autoridad importante (un ministro, por ejemplo). Luego, en un primer tuit saluda a sus seguidores y en un segundo tuit anuncia que el personaje murió. 

Así lo hizo en su momento con el escritor Mario Vargas Llosa y también con la escritora Isabel Allende. Según ha indicado en las entrevistas que le han hecho, su objetivo es hacer evidente cuán fácil es engañar a los medios.

60 entrevistas falsas

Según Business Insider, la historia de Debenedetti con las noticias falsas comenzó en el año 2000, cuando trabajaba como freelancer en periódicos italianos, pues aunque no es periodista, estudió literatura e historia italiana, y es profesor en un instituto.

El hacedor de fake news indicó a El País en el 2014 que él quería ser un periodista cultural, pero no le dieron un espacio. Fue entonces que decidió vender historias ficticias sobre personajes de talla mundial a diarios pequeños en provincias de Italia. Comentó que estos medios no le pagaban mucho, pero publicaban todo lo que les ofrecía. 

Debenedetti explicó que se leía los libros de personajes influyentes y en sus entrevistas falsas colocaba frases controversiales acerca de su visión política. Pero no fue hasta que publicó una entrevista en la que el escritor Phillip Roth criticaba a Obama que los diarios dudaron de su trabajo.

La conversación dio la vuelta al mundo, pero cuando un periodista le preguntó a Roth por lo que 'dijo' en la entrevista, el escritor negó haber hablado en contra de Obama. A la fecha, se cree que alrededor de 60 entrevistas que publicó son falsas. Vendió a diarios italianos noticias sobre el cardenal Ratzinger, el Dalai Lama, John Grisham y Mikhail Gorbachev.