Papa Francisco se reunirá en Irlanda con víctimas de abuso sexual por parte del clero

El viaje del papa Francisco a Irlanda viene precedido de la publicación de un informe que revela 300 casos de "sacerdotes depredadores" en Pensilvania

Papa Francisco se reunirá en Irlanda con víctimas de abuso sexual por parte del clero

Francisco también se detendrá a rezar por las víctimas durante su visita a la catedral de Dublín. (Foto: AFP)

El papa Francisco se reunirá en Dublín con un grupo de víctimas de abusos por parte del clero, durante su viaje a Irlanda el próximo fin de semana para participar en el Encuentro Mundial de la Familia, informó el portavoz del Vaticano, Greg Burke.

Francisco también se detendrá a rezar por las víctimas durante su visita a la catedral de Dublín ante la vela que fue colocada en este templo para recordarlas.

LEE MÁS: Papa Francisco: "Nunca será suficiente lo que se haga para reparar el daño por abusos"

El pontífice argentino ha mantenido encuentros privados con víctimas en todos los países donde miembros de la Iglesia han cometido estos crímenes y así lo hará también Dublín.

El viaje del papa para el Encuentro Mundial de la Familia viene precedido de un nuevo escándalo que ha salpicado a la Iglesia Católica con la publicación por la Corte Suprema de Pensilvania (EE.UU.) de un informe que documenta 300 supuestos casos de "sacerdotes depredadores" sexuales en ese Estado y en el que identifica a 1.000 menores como víctimas desde 1940.

LEE MÁS: EE.UU.: 300 sacerdotes de Pensilvania abusaron sexualmente de más de 1,000 niños

Pero además la herida de los abusos aún está abierta en Irlanda, donde decenas de curas abusaron de menores y la jerarquía católica encubrió sistemáticamente las denuncias para eludir el escándalo en un periodo comprendido entre 1975 y 2004.

Es probable que Francisco también se refiera a este escándalo en alguno de los discursos públicos que pronunciará en los actos de su visita a Dublín el 25 y 26 de agosto.

El pontífice escribió una carta a todos los católicos, en un gesto sin precedentes, para expresar "vergüenza" y "arrepentimiento" por los casos de abusos y admitir que la Iglesia no supo actuar ni reconocer la gravedad del daño que se estaba causando. (EFE)