COVID-19: Reino Unido impone barreras para evitar variantes que pongan en riesgo efectividad de vacunas

Reino Unido acelera su programa de inmunización y espera vacunar a 15 millones de personas hasta mediados de febrero

COVID-19: Reino Unido impone barreras para evitar variantes que pongan en riesgo efectividad de vacunas

Reino Unido. Foto referencial: AFP

Las medidas para evitar la importación de variantes del coronavirus que puedan poner en riesgo la efectividad de las vacunas se han convertido en una de las prioridades del Gobierno británico, que incrementa esta semana las restricciones de viaje y estudia planes para endurecer las cuarentenas.

Al mismo tiempo, el Reino Unido acelera su programa de inmunización, con el que espera vacunar a 15 millones de personas a mediados de febrero y haber ofrecido una dosis a toda la población adulta en septiembre.

Este lunes abrirán diez nuevos grandes centros de vacunación, que se sumarán a los siete ya en funcionamiento, en ubicaciones como la catedral de Blackburn y el estadio de rugby de St Helens, ambos en el norte de Inglaterra.

Más de 1000 consultas médicas y 250 hospitales también se han sumado al programa, mientras que en torno a 200 farmacias inglesas estarán asimismo operativas a final de mes.

En torno a 3,6 millones de personas han recibido ya una dosis y esta semana se ha llegado a vacunar a 324 000 personas en un día, según las cifras ofrecidas por el ministro de Sanidad, Matt Hancock.

Endurecer cuarentenas

Los corredores aéreos seguros que estableció el Gobierno el pasado verano quedarán suspendidos a partir de las 4.00 GMT de la próxima madrugada, por lo que todos los viajeros que lleguen al Reino Unido desde entonces deberán haber dado negativo en un test de COVID-19 y cumplir además una cuarentena de diez días.

La posibilidad de importar nuevas variantes del virus ha llevado además al Ejecutivo a evaluar planes para endurecer las condiciones de entrada al país, entre ellos obligar a que el aislamiento se cumpla en un hotel designado por las autoridades, según ha revelado el diario "The Times".

Se trata de un sistema similar al que ya funciona en Nueva Zelanda y Australia, donde los viajeros deben costearse una estancia de 14 días en uno de esos hoteles a su llegada, lo que puede suponer un gasto den entre 1500 y 2500 libras (entre 1680 y 2800 euros).

También se baraja la opción de implementar un sistema de vigilancia similar al de Polonia, en el que las personas en cuarentena son contactadas una vez al día para que envíen una fotografía de sí mismos en el lugar donde han decidido aislarse.

Un software de reconocimiento facial y las coordenadas GPS en las que fue tomada la imagen permiten a las autoridades controlar que se están cumpliendo las condiciones de la cuarentena.

EFE