COVID-19: Israel aplicará tercera dosis de vacuna a mayores de 60 años

Así lo anunció el primer ministro Naftali Bennett y se convierte en uno de los primeros países en tomar esta medida

Vacunación contra COVID-19. Foto: AFP

Israel convocará a sus ciudadanos mayores de 60 años para que reciban una tercera dosis de vacuna contra la COVID-19, anunció el primer ministro israelí Naftali Bennett, y se convierte en uno de los primeros países en aplicar esta medida.

Ante el alza de contagios en las últimas semanas a causa de la propagación de la variante Delta, Israel lanza una "campaña de vacunación complementaria" a partir del domingo, para las personas mayores de 60 años que fueron vacunadas hace más de seis meses, declaró Bennett.

"Pido a todas las personas mayores ya vacunadas que acepten esta dosis complementaria. Protéjanse", declaró el primer ministro.

El presidente Isaac Herzog, de 60 años, recibirá el viernes su tercera dosis de vacuna, precisó Bennett. "Pocos días después de la tercera dosis, tendrán más defensas inmunitarias", aseguró el primer ministro. 

"Las vacunas protegen de la mortalidad, como sucede con la vacuna contra la gripe, que hay que volver a recibir cada cierto tiempo".

"Esta tercera dosis puede salvar vidas", añadió el ministro de Sanidad, Nitzan Horowitz, tras las declaraciones del primer ministro.

Más de 2000 personas que sufren inmunodepresiones severas ya recibieron una tercera dosis de la vacuna en Israel, indicó Bennet, quien sostuvo que "la decisión se tomó tras estudios científicos y análisis serios".

Según el gigante farmacéutico Pfizer, que produce la vacuna utilizada mayoritariamente en Israel, "nuevos estudios demuestran que una tercera dosis tiene efectos neutralizantes contra la variante Delta cinco veces más elevados entre los jóvenes y más de once veces entre las personas mayores".

Aproximadamente el 55 % de la población israelí ya está totalmente vacunada gracias a una vasta campaña que se inició a finales de diciembre, mayoritariamente con las vacunas Pfizer.

El laboratorio estadounidense entregó al país, de 9,3 millones de habitantes, millones de dosis a cambio de datos sobre los efectos de la vacunación.

A principios de junio las autoridades ampliaron la vacunación a los jóvenes de 12 a 16 años y a partir del 1 de agosto, a los niños de entre 5 y 11 años que corren el riesgo de complicaciones graves.

AFP