Brasil: nueva masacre en cárcel de Roraima deja al menos 33 reos muertos

Las víctimas fueron decapitadas, mutiladas y desmembradas

Brasil: nueva masacre en cárcel de Roraima deja al menos 33 reos muertos

Presos en Roraima. (Vía: Twitter)

Al menos 33 presos fueron brutalmente asesinados la madrugada del viernes en una cárcel de Roraima, en el norte de Brasil, cuatro días después de que una sangrienta venganza dejara 56 muertos en un presidio de Manaos, en plena guerra entre bandas por el control del narcotráfico.

Como en la capital de Amazonas, las víctimas fueron decapitadas, mutiladas y desmembradas, según las fotografías obtenidas por la AFP, donde aparecen decenas de cuerpos apilados en un gigante baño de sangre.

[LEE: Brasil: motín en prisión de Manaos deja 60 muertos]

"La Secretaría de Justicia y Ciudadanía informa que en esta madrugada (día 6) fueron registradas 33 muertes en la Pamc (Penitenciaría Agrícola de Monte Cristo)", indicó el gobierno de Roraima en un breve comunicado, precisando que la situación está ahora "bajo control".

La policía se encontraba en este presidio de las afueras de la capital, Boa Vista, identificando las causas, aunque las primeras informaciones apuntan a que no se trató de un motín, sino de una acción rápida de un grupo de reclusos, en menos de una hora, según informó a la AFP la asesoría de comunicación del gobierno local.  

Por el momento, no se habían encontrado armas de fuego en la prisión y la mayoría de los asesinatos fue cometido con armas blancas, añadió la portavoz.

[LEE: México: protestas por 'gasolinazo' deja un policía muerto y más de 500 detenidos]

No es la primera vez, sin embargo, que la mayor cárcel de este estado fronterizo con Venezuela registra incidentes en los últimos meses. 

El 17 de octubre, diez presos murieron en la Pamc tras un enfrentamiento entre facciones, algunos decapitados y otros quemados vivos. El mismo día, ocho reclusos fueron asesinados en una cárcel de Rondonia, también en el norte de Brasil.

En aquel momento, el Pamc contaba con 1.400 internos, el doble de su capacidad.

- Guerra sangrienta 

Este nuevo incidente ocurre apenas cuatro días después de que una rebelión en el vecino estado de Amazonas dejara 56 muertos, la segunda mayor masacre registrada en una prisión brasileña.

[LEE: México: unas 30 mil personas acudieron a la fiesta de 15 años de Rubí]

La matanza en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj) de Manaos se desató el domingo por la tarde tras un choque entre dos grupos criminales que se disputan el control del narcotráfico en la estratégica región de Amazonas: el Primer Comando de la Capital (PCC), originario de Sao Paulo, y la banda local Familia del Norte (FDN). 

Los brutales asesinatos y su ostentación de la violencia – la mayoría de las víctimas fueron decapitadas y mutiladas – respondieron, según las investigaciones, a una venganza del FDN, aliado del Comando Vermelho (CV) de Rio, contra el PCC, la poderosa organización nacida a inicios de la década de 1990 en una cárcel paulista. 

Una "tragedia anunciada" para expertos como Camila Dias, doctora en Sociología y profesora de la Universidad Federal del ABC, que venían alertando de las consecuencias desastrosas que podía traer para el deficiente sistema penitenciario brasileño la guerra abierta entre el PCC y el Comando Vermelho. 

Las dos organizaciones criminales más poderosas de Brasil rompieron su alianza en julio, dando inicio a una guerra sangrienta por el dominio nacional del narcotráfico.  

Después de la matanza en Manaos, organizaciones internacionales como Human Rights Watch o el Papa Francisco llamaron la atención sobre las condiciones de vida en las cárceles de Brasil, consumidas por la superpoblación y el dominio de las bandas.

Cómodas en su interior, – donde disponen de celulares, armas o drogas -, estas facciones han hecho de los presidios su centro de operaciones. 

(AFP)

ETIQUETAS: