San Marcos: el problema del bypass y una tregua que espera por una solución

Tras cuatro días de toma, los estudiantes entregaron la sede de la universidad mientras las conversaciones prosiguen

Conflicto en San Marcos por el bypass. Foto: América TV

Cuatro días duró la toma de San Marcos por los estudiantes universitarios. Paralizaron las actividades académicas y administrativas, se armaron barricadas y la resistencia movilizó a cientos.

El problema nació en 2008, cuando Luis Castañeda ordenó el derribo de parte del muro perimétrico del campus para construir un anillo vial de acceso a la avenida Universitaria.

Las tensiones se reavivaron esta semana cuando los estudiantes alertaron sobre un posible inicio de obras que haría perder a la universidad parte de su terreno.

Los estudiantes presentaron un pliego de lucha de seis puntos que fueron discutidos y que devino en una tregua negociada. Sobre las 8 de la noche del sábado, las puertas se reabrieron.

Los terrenos pueden ser expropiados por el Estado para hacer la construcción, pero le pagaría a la casa de estudios un justiprecio debajo del valor comercial de la zona.

Esto porque el área no tiene categoría de predio urbano sino de predio rústico. El terreno no fue convertido de acuerdo con los nuevos tiempos.

Este proceso de habilitación urbana requiere de la decisión de las autoridades universitarias porque la habilitación traerá beneficios de tipo inmobiliario y económico.

El alcalde Jorge Muñoz ha dicho que el cerco perimétrico no se podrá concretar si la habilitación urbana no está dada porque no se sabrá sobre cuál área será plasmado.

Pero las otras demandas tienen carácter académica y estudiantil y no tienen que ver con el bypass directamente. 

"La cuestión del bachillerato automático y la cuestión del reglamento de procesos disciplinarios tienen que ver con las medidas que emprendimos", ha dicho Valeria Román, representante estudiantil de la Junta Directiva Transitoria.

Algunas de las demandas de los estudiantes están en manos de Sunedu y no del rector Orestes Cachay. El diálogo debe primar para evitar más tensiones y disturbios.

LEE TAMBIÉN: Estudiantes de San Marcos levantan la toma de la ciudad universitaria