Revelan nuevos detalles de la discoteca Thomas Restobar

Inspectoría había pedido cambiar el giro de la puerta en 2016

Foto: Canal N

El 22 de agosto de 2020 en plena pandemia y toque de queda se realizó una fiesta clandestina en el local llamado Thomas Restobar, ubicado en Los Olivos.

El Ministerio Público revela nuevos detalles de una tragedia que se pudo evitar. El un informe pericial se señala un asunto inquietante respecto a la única puerta de ingreso al local.

Se lee que pese a las advertencias, no se cambió el sentido de giro de la puerta desde el año 2016. 

Este ingreso se cerraba de adentro hacia afuera, tal como lo hizo un policía antes de convertir el local en un infierno.

Las normas establecen que los locales con un aforo mayor de 50 personas deben asegurar el giro de la puerta de salida hacia el exterior para evitar que la puerta se convierta en una trampa mortal.

Una inspección municipal hecha en 2016 recomendó que se debía adecuar el giro de la puerta de salida al exterior. La oficina de peritajes entregó un documento a la Fiscalía de Los Olivos el 29 de diciembre último.

Participaron en su elaboración peritos en criminalística especializada en escena de crimen y peritos de ingeniería civil. 

Otra de las conclusiones señala que por las dimensiones del local solo se podía recibir a 100 clientes como máximo. Este número fue superado ampliamente.

La discoteca no contaba con licencia de funcionamiento en Los Olivos.