Edgar Alarcón: ¿Qué hay detrás de la casa del nuevo contralor?

Congresistas fujimoristas presentaron cuestionamiento, pero el denunciante retiró su acusación

Edgar Alarcón: ¿Qué hay detrás de la casa del nuevo contralor?

Edgar Alarcón. Foto: archivo El Comercio

Parlamentarios de oposición como el aprista Javier Velásquez Quesquén o la fujimorista Cecilia Chacón decidieron no avalar la elección de Edgar Alarcón Tejada como nuevo contralor de la República y abandonaron la sesión. El motivo: una denuncia que a primera impresión parecía tener todos los ribetes de escándalo. 

[LEE: Alejandro Toledo: "Espero que con la oposición no existan arrogancias"]

Velásquez Quesquén y los congresistas fujimoristas hicieron pública esta denuncia, hecha ante la Comisión Permanente del Congreso por el ciudadano Daniel Cubillas Huerta. En resumen: se denunciaba al flamante contralor y a su antecesor de haberse asociado en el 2012 con otras personas para adquirir un terreno ubicado en la cuadra 10 de la avenida Velasco Astete en Surco, con el objetivo de levantar un proyecto inmobiliario para hacer negocio. Algo que según la ley general de la Contraloría, estarían imposibilitados de hacer.

Según la ficha registral que acompaña esta denuncia, entre las personas que se asociaron con los contralores Alarcón y Khoury en la adquisición de este inmueble figuraba nada menos que Patricia Roy Gates, hermana del abogado de la pareja presidencial, Eduardo Roy Gates, quien representa a la Primera Dama, Nadine Heredia, en el proceso que se sigue contra ella en el Ministerio Público. 

El jueves, Edgar Alarcón, contador público de profesión juramentó como contralor ante la presidencia del Poder Judicial y el viernes dio sus descargos, en lo que él llama una coincidencia no muy feliz.

Dentro de muy poco, el ex contralor Fuad Khoury y el flamante contralor Edgar Alarcón serán vecinos en este edificio ubicado en la cuadra 10 de Velasco Astete. Cada uno compró un dúplex, que son los departamentos más caros del inmueble, con un valor superior a los 400 mil dólares  ¿Pero cuál es la historia detrás esta inversión inmobiliaria? 

[LEE: Embajada de Estados Unidos: realizan plantón rechazando masacre de Orlando]

Entre las catorce personas que se asociaron con Fuad Khoury y Edgar Alarcón para comprar el terreno donde se levantó este inmueble aparece el nombre de Carlos Gunther Ureta Breña, un arquitecto dedicado a la edificación de proyectos inmobiliarios e hijo de Carlos Manuel Ureta Solís, actualmente gerente de Auditoría Forense de la Contraloría. En el 2006, Ureta Solís postuló sin éxito al Congreso por Unión por el Perú, la agrupación que Ollanta Humala representó entonces para tentar la presidencia. 

Según investigaciones hechas por Cuarto Poder, fue el hijo de este señor, Carlos Gunther Ureta quien habría convencido a las máximas autoridades de la Contraloría para participar de esta inversión inmobiliaria. Así, tanto Khoury como Alarcón adquirieron el 8.15% de las acciones del predio. Los porcentajes más altos. 

Aunque prefirió no declarar, una de las participantes en este proyecto inmobiliario, Patricia Roy Gates, hermana del abogado de la primera dama, ha confirmado en su página de Facebook, que fue Carlos Ureta Breña quien lideró este proyecto de autoconstrucción edificaría los nuevos edificios.  

[LEE: Acuña visitó a PPK: "Todos debemos apoyar al nuevo Gobierno"]

Sin embargo, después de un tiempo y como relata la propia Roy Gates, los asociados se percataron de que el proyecto no andaba y que el impulsor estaba ‘quebrado’. Para entonces, ya algunos habían entregado la totalidad del dinero para que se les construyera sus departamentos. Otros, habían pagado la inicial. El actual contralor por su parte afirma que dio cerca de 150 mil dólares, pero la obra no avanzaba. 

Pese a todo, nadie demandó a Ureta Breña. Ni los que pagaron la totalidad del futuro departamento ni los que dieron la inicial. Lejos de interponer una acción legal o presumir una estafa, los asociados decidieron continuar con el proyecto retirando al arquitecto Ureta de cualquier participación. Es ahí, donde Edgar Alarcón y Patricia Roy Gates afirman haberse conocido.

¿Pero cómo pudieron estos asociados continuar el proyecto inmobiliario si no tenían capital? Para esto, consiguieron el dinero a través de la cooperativa de Ahorro y Crédito San Miguel que les prestó cerca de un millón trescientos mil dólares. 

La Cooperativa de Ahorro y Crédito San Miguel, funciona en la avenida Pershing pero no aparece como supervisada por la Fenacrep, la Federación de Cooperativas del Perú y según este documento de la Superintendencia de Banca y Seguros no está autorizada a operar con terceros, es decir, no podía prestarle dinero a los involucrados en este proyecto a menos que uno de ellos se hiciera socio. Y eso fue lo que ocurrió. El arquitecto Hugo Bertorini, de la constructora BBCON, quien asumió el proyecto tras la salida de Ureta Breña se convirtió en socio de la cooperativa para conseguir el financiamiento.

Es decir, el proyecto de vivienda en el que participaron el ex contralor y el actual contralor fue financiado por una cooperativa que no tiene supervisión alguna. Sin embargo y como lo explican en la propia cooperativa, no tienen impedimento para facilitar dinero a sus asociados. 

[LEE: Facebook: hicieron cadena humana para rescatar a pequeño perro del río]

La constructora BBCON, por lo demás, también ha tenido sus problemas al verse involucrada en supuestas denuncias por presentar información presumiblemente falsa sobre sus proyectos inmobiliarios ante registros públicos. 

Ya en el 2015, el Banco Continental aprobó un crédito a esta sociedad con la cual los propietarios de este inmueble pudieron pagar el préstamo a la cooperativa San Miguel, entre ellos Khoury y Alarcón. Sin embargo, el Banco Continental no le aprobó el crédito a Patricia Roy Gates y a su esposo por lo que tuvieron que vender el departamento que les tocaba para que los demás pudieran acceder al crédito. 

El departamento de Patricia fue vendido por una de sus hermanas, Ana Isabel, quien es corredora inmobiliaria. Eso fue lo que Patricia dijo en Facebook. En papeles, no hay nada que una a este inmueble con la hermana del abogado de Nadine Heredia. Tampoco nada que demuestre que las hermanas Roy Gates han estado vendiendo departamentos en este edificio, como señalaba la denuncia presentada esta semana en el Congreso. 

Otro dato no menos curioso es que el actual Contralor no presentó sus declaraciones juradas del 2012, 2014 y 2015 donde debió registrar su incremento patrimonial producto de la adquisición de este inmueble. 

[LEE: Arana: ¿En Fuerza Popular serán oposición porque perdieron las elecciones?]

Cuarto Poder buscó insistentemente a Carlos Ureta Breña pero no pudo ubicarlo. 

Al filo del fin de semana, Daniel Cubillas Huerta, el portador de la denuncia contra el nuevo contralor desistió de la misma en una carta enviada a la Comisión Permanente del Congreso, dejando un tanto en el aire a apristas y fujimoristas. Si bien la denuncia no parece tener la consistencia del cemento frío, llama la atención la forma en cómo hasta nuestras autoridades hacen de todo para materializar el sueño de la casa propia.