PNP interviene a personas que pretendían llegar a pie hasta la región San Martín

Partieron desde Lima y tenían previsto llegar en unos 10 días de caminata. Se les acabó el dinero, vivían en cuartos alquilados y quieren volver a su región

Ocurrió en la Carretera Ramiro Prialé. Foto: América Noticias

Decenas de personas pretendían llegar a pie desde Lima hasta Tarapoto, en la región San Martín, en un viaje que podía tomarles incluso hasta unos 10 días, a más de 1000 kilómetros de distancia.

Ellos fueron intervenidos por la Policía Nacional en la carretera Ramiro Prialé, por donde habían iniciado su marcha en gran número. Algunos no llevaban mascarillas ni guantes.

Por varios minutos, ellos fueron retenidos a la espera de que lleguen más efectivos para que coordinen las acciones a tomar.

Según algunos caminantes, una información del Gobierno Regional de San Martín les aseguró que iban a ser ayudados para llegar hasta la región. Con este documento se organizaron para emprender la caminata.

Una vez neutralizada la masa, la PNP los ha provisto de mascarillas y de víveres para que, sobre todo los menores de edad, puedan alimentarse. Todo mientras se coordinaba un traslado hacia alguna dependencia donde se puedan hacer las coordinaciones.

El Gobierno ha implementado una disposición que propone la ayuda y el traslado humanitario a personas que quieran volver a sus regiones, pero bajo un estricto control sanitario y siguiendo un protocolo.

La medida recién será detallada este viernes 17 de abril por la Presidencia del Consejo de Ministros. 

Por lo pronto, estas personas se mantienen a la espera de alguna solución porque necesitan llegar hasta su región. Aquí en Lima el dinero se les acabó y no cuentan con algún trabajo.

Entre los viajantes se pudo encontrar incluso a pequeños de cuatro o cinco años, a madres y padres con sus mochilas o sus pertenencias, lo básico y necesario como ropa.

Ellos no han recibido bono y no tienen dónde vivir, la mayoría vive en casa alquilada y no tienen para pagar la pensión. Su única opción fue echarse a andar aunque tuvieran que hacerlo por más de una semana.

"Vamos a buscar un lugar adecuado, vamos a proveerlos de víveres y agua, hay criaturas, no los podemos exponer", dijo el general Hebert Ramos, jefe de la Región Policial Lima.

Aseguró que estas personas se mueven obligados por una situación de carácter social y que así lo entendía la autoridad, y que ante la necesidad estaban para entenderlos. 

Aunque por un momento hubo alguna tensión y algunos intentaron tomar la vía para seguir el camino, la PNP los neutralizó de manera profesional y primó, en todo momento, el diálogo hasta que se pudo impedir el traslado.

A los minutos, dos buses de la PNP llegó hasta la carretera Ramiro Prialé y los caminantes subieron y fueron trasladados al cuartel Potao, donde se les tomará una prueba de coronavirus. Cada uno tenía consigo la canasta de víveres que se les había proporcionado.

LEE TAMBIÉN: Alva: Esperamos que empresas usen la suspensión perfecta como última instancia