Los otros partidos cuya financiación también presentaron irregularidades

Perú Posible fue incluso denunciada ante la Fiscalía.

Las cuentas del Partido Nacionalista durante la campaña del 2011 han sido cuestionadas en las últimas semanas. Sin embargo, no son las únicas que presentan irregularidades.

La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) solo cuenta con cuatro auditores para fiscalizar a los partidos a nivel nacional. Asimismo, las únicas sanciones que puede imponer son multas y quitarles el financiamiento estatal, que no se otorga en este momento.

[LEE: Ana Jara: Que se investigue a otros partidos además del de Gobierno]

Perú Posible no presentó su estado financiero del 2011. La ONPE informó que el partido no cuenta con libros contables. Tampoco explicaron el origen de los 7 millones de soles que recibieron como ingresos, ni la identidad de los aportantes.

El partido de Alejandro Toledo no declaró los gastos generados en 24 mítines, tampoco los gastos en los 30 viajes al interior del país. El costo del ‘cholobus’ y el alquiler de la avioneta tampoco fueron reportados. La ONPE también precisa que se detectaron aportantes fantasmas por más de 1 millón de soles.

[LEE: Josué Gutiérrez negó irregularidades en aportes en efectivo al Partido Nacionalista]

La ONPE denunció a Perú Posible ante la fiscalía por los delitos de falsedad pública y falsedad genérica. El caso continúa en la 47 Fiscalía Penal de Lima. El secretario general de la campaña en el 2011, Javier Reátegui, indicó que tiene responsabilidad política, pero el tema financiero lo vio Lidia Rodríguez Vilca, quien ahora es secretaria nacional de tecnología de la información.

Otro partido que no rindió cuentas como debía fue Solidaridad Nacional, pese a ello nunca tuvo sanción alguna por parte de la ONPE. El dinero de partido no fue manejado por el tesorero, además no cumplió con entregar los gastos en 18 mítines donde participó la fórmula presidencial.

Solidaridad Nacional tampoco justificó el gasto por el ‘luchobus’. Además se detectó a diez aportantes fantasmas que colaboraron 400 mil soles. Una de estas es María Eugenia Noriega Carrillo. Ella dijo que Rosario Revoredo le pidió usar su nombre; esta es esposa del que entonces era el personero alterno de partido.

Claudia Esquivel por su parte negó haber aportado 55 mil 800 soles. Ante esto, Solidaridad Nacional indicó que los 400 mil soles eran por actividades de financiamiento proselitista.  El partido terminó con una deuda superior a los 3 millones de soles.

Finalmente, Fuerza Popular no rindió cuentas por 45 mítines, ni los gastos por los viajes al interior del país. El partido alegó que las concentraciones fueron iniciativa de simpatizantes por lo que  fue imposible determinar quienes colaboraron.

El secretario nacional de relaciones institucionales de Fuerza Popular,  José Chlimper,  defendió que no incumplieron con ninguna norma. El fujimorismo quedó con una deuda de más de 5 millones de soles, sobre todo por publicidad.