Luis Nava: ¿quién es el otrora hombre de confianza del expresidente García?

En 1993 terminó en la cárcel bajo la sospecha de estafa y otros graves cargos

Luis Nava: ¿quién es el otrora hombre de confianza del expresidente García?

La fiscalía investiga a Nava por lavado de activos. Foto y video: América Noticias

A Luis Nava Guibert lo conocían también como ‘el chalán’. Ese fue el apodo que Jorge Barata le puso al otrora hombre más cercano al expresidente del Perú, Alan García Pérez.

Luis Nava, quién hoy es colaborador eficaz de la Fiscalía, comenzó su carrera política en 1985, durante el primer gobierno aprista. 

Alan García lo puso al frente de una entidad financiera llamada ‘Mutual Perú’, pero en poco tiempo terminó quebrándola. Por esa razón, en 1993 fue encarcelado bajo la sospecha de estafa y otros graves cargos. 

Nava fue denunciado, procesado y más tarde absuelto por el Poder Judicial.  Intentó alejarse del escándalo y se metió de lleno en los negocios. Así nació la empresa familiar ‘Transportes Don Reyna’, la firma que a pesar de su poca capacidad y experiencia fue contratada por Odebrecht. 

Barata señaló cuál fue el rol que habría jugado Nava en la trama Lava Jato. En el 2006, durante el segundo mandato aprista, Luis Nava estuvo en la Secretaría de Palacio. 

En el 2013 la mega comisión del Congreso investigó irregularidades en el segundo gobierno de Alan García y halló un presunto desbalance patrimonial en las cuentas de Luis Nava. 

Nava fue incluido en el caso Lava Jato, la fiscalía lo investiga por lavado de activos. 

Habría utilizado empresas para triangular sobornos de Odebrecht, por esos hechos fue a la cárcel preventivamente, en mayo de este año. Cinco meses después, confesó los tratos ilícitos con la empresa brasileña, y el Poder Judicial varió la medida de prisión preventiva en su contra por la de arresto domiciliario. 

LEE TAMBIÉN: Caso Alan García: hijos del ex presidente tomarán acciones legales contra Luis Nava

LEE TAMBIÉN: Caso Luis Nava: justicia cambia prisión preventiva por arresto domiciliario