Joven perdió una pierna tras ser atropellado por chofer ebrio

Luego que el chofer fue detenido por la PNP, Fiscalía ordenó su liberación y cuando se pidió prisión preventiva este ya estaba no habido

Joven pide que chofer sea incluido en los más buscados. Foto: captura de TV

Rodrigo Garfias Povis, de 20 años, está postrado en una cama de hospital desde hace dos meses. Él es quien fue brutalmente atropellado el 7 de octubre último, día en que se realizaron las elecciones municipales y regionales, por un sujeto que iba ebrio al volante.

Desde el accidente, Rodrigo habló por primera vez con Cuarto Poder. Aquel 7 de octubre, iba a trabajar a un supermercado, un centro de labores que lo ayudaba a sostener sus estudios técnicos de negocios internacionales.

Estaba en el paradero ubicado entre las avenidas Salvador Allende y Solidaridad, en San Juan de Miraflores, esperando su bus cuando, de pronto, sintió el brutal golpe de un auto.

En su camino se cruzó Ademir Fidel Lara Rivas, hoy prófugo de la justicia, quien lo arrolló hacia una realidad difícil de procesar: por el impacto del atropello, a Rodrigo le tuvieron que amputar la pierna izquierda.

Rodrigo fue llevado de emergencia a un hospital, mientras que la Policía detuvo a Ademir Fidel Lara Rivas, cuyo examen de dosaje etílico arrojo positivo: tenía 0.97 grados de alcohol por litro en la sangre.

Con una pierna ya amputada, los médicos de EsSalud hacen todo lo posible por salvarle la otra pierna, la derecha, que llegó con una severa fractura de tibia y peroné. Lo más indignante del caso es que Ademir Fidel Lara Rivas, luego de ser detenido por la Policía, fue liberado por la Fiscalía de turno de Lima Sur.

Según Ademir Fidel Lara Rivas, el día del accidente, él había tomado unos cuantos cocteles hechos con pisco y frutas. Dijo, además, que, aquel día, él manejaba a 60 kilómetros por hora, sintió cansancio y pestañó.

Cuando la Fiscalía quiso enmendar su error fue demasiado tarde. Se pidió prisión preventiva para Ademir Fidel Lara Rivas, pero, cuando se dio la audiencia, él ya no se presentó ante los tribunales y, hoy, está no habido. Le dieron el tiempo necesario para que fugara.

Es su familia quien le da el soporte emocional a Rodrigo para no darse por vencido. Los médicos y psicólogos de EsSalud están sorprendidos porque este joven, pese al duro momento que le ha tocado vivir, decidió no echarse a morir. Es optimista: quiere ir a la universidad, trabajar y seguir apoyando a sus padres.

Rodrigo es un sobreviviente y no quiere ser parte de esas cifras de víctimas arruinadas por el alcohol y la velocidad. Tiene 20 años, un futuro y, aunque el destino le haya puesto la prueba más dura de su vida, seguirá en pie, más firme que nunca, para ir en busca de justicia.

LEEVía Expresa: vehículo terminó volcado tras accidente de tránsito

LEELa Libertad: tres policías heridos tras despiste de camioneta

ETIQUETAS: