El incendio en la catedral de Notre Dame que conmocionó al mundo

El incendio destruyó parcialmente el monumento y por momentos se temió que quedara completamente destruido

El incendio en la catedral de Notre Dame que conmocionó al mundo

Incendio ocurrió en catedral de Notre Dame. Foto: Cuarto Poder

Un incendio causó angustia al mundo entero. La catedral de Notre Dame, símbolo de París, un monumento de la cultura occidental ardió en llamas y por momentos se temió que quedara completamente destruida.

Se quemaba no una vieja iglesia adornada con gárgolas. Se quemaba la historia. Se quemaba la mayor obra del arte gótico, ese que intentó reflejar con piedras, madera y vitrales la inalcanzable grandeza divina aquí en la tierra.

En Notre Dame se quemaba también parte de la historia de la humanidad. Las imágenes que dejaron mudo al mundo entero comenzaron el 15 de abril. Por un instante el tiempo quedó en suspenso.

La famosa edificación del siglo XII ardió imparablemente mientras que la inmediata cooperación de bomberos, restauradores y los mismos trabajadores de la iglesia pusieron a salvo gran parte de los tesoros que el colosal monumento albergaba.

El foco del incendio fue la parte central del techo, muy cerca de la base de la aguja, que ver arder en llamas y desplomarse fue una de las cosas más impactantes de un día lleno de sucesos impactantes.

Lo que se sabe ahora es que lo esencial se ha salvado, las colecciones de estatuas de los apóstoles y las pinturas. También, la corona de espinas atribuida al momento de la crucifixión de Cristo, y hasta el gallo que posaba en la cúspide de la aguja incendiada y su interior sagrado.

Se presume que los mismos restauradores que habían iniciado los trabajos de conservación pudieron haber iniciado la chispa que desencadenó la catástrofe.

Pero aún la Policía investiga una probable causa. Lo cierto es que el viejo alquitrán que cubría la madera del techo fungió como combustible y fue la causa de que las llamas se propagasen tan rápido. 

De hecho, aquí en el Perú solemos encerar los pisos de madera de los principales monumentos y en algunos casos hasta trapeamos con kerosene las casonas antiguas para combatir las polillas cuando ambas sustancias sólo avivarían las llamas de un probable incendio.

En el Perú tenemos la iglesia de San Sebastián del Cusco o el santuario de Nuestra Señora de la Soledad junto a la iglesia San Francisco, ambos parcialmente destruidos por incendios y hasta ahora no se procede a su restauración a pesar que son testigos de nuestra historia. Y esto solo para nombrar parte de una extensa lista.

LEENotre Dame: difunden primera foto de la catedral desde el espacio luego del incendio

LEEFrancia: construirán una catedral "efímera" de madera delante de Notre Dame