La historia de Pedro Castillo: De docente a presidente

Castillo fue proclamado como el próximo gobernante para el período 2021 - 2026

Nació el 19 de octubre de 1969 la localidad de Puña en Tacabamba. Foto: América Noticias

Tras varias semanas, Pedro Castillo fue proclamado como el próximo gobernante para el período 2021 - 2026, esta es la semblanza del exdirigente sindical que tendrá la misión de encaminar el destino del país en el bicentenario de nuestra independencia y en medio de la crisis mundial generada por la pandemia de la COVID-19
 
El 19 de octubre de 1969 la localidad de Puña en Tacabamba (Cajamarca) vio nacer a José Pedro Castillo Terrones, hijo de campesinos y tercero de 9 hermanos. La precaria situación económica de su familia lo obligó a dejar de estudiar dos años para dedicarse a las faenas agrarias. Cuando estudiaba en 1980 conoció a Lilia Paredes la mujer quien años más tarde sería su esposa y madre de sus 2 hijos, ella es la única que lo llama con su nombre de pila.  
 
Se graduó como bachiller en educación y magister en Psicología Educativa, ambos títulos de la Universidad César Vallejo. En el 2001 Castillo se hizo dirigente regional del disuelto Perú Posible del expresidente Alejandro Toledo y en el 2002 postuló sin éxito a la alcaldía de Anguía en Chota. 

En agosto de 2017 se cayó en medio de los gases lacrimógenos mientras encabezaba una marcha en la avenida Abancay. Las escuelas de todo el país habían parado 55 días en contra de la carrera pública magisterial que defendía la ministra Marilú Martens. Ella terminó renunciando y así se aprobaron los cambios a la reforma impuestas por la facción del SUTEP que comandaba Castillo Terrones.
 
Años después, Pedro Castillo reunió firmas para tener su partido. No logró conseguir las firmas necesarias y terminó en Perú Libre el partido de Vladimir Cerrón. Así inscribió su candidatura, la menos presidenciable de las 18 propuestas para los comicios del 2021. 
 
Ahora Pedro Castillo asumirá la tarea de armar un gabinete y recibir el cargo que le dejará un presidente que solo ejerció 8 meses y que le deja un país azotado por una pandemia que cobró 200 mil muertos, cientos de miles sin trabajo y una oposición amplia.