Habla Guillermo Bermejo, virtual congresista por Perú Libre y procesado por terrorismo

Virtual congresista negó tener vínculos con Sendero Luminoso, pese a que la Fiscalía considera que él sería integrante de la organización terrorista

La Fiscalía sostiene que Guillermo Bermejo, electo congresista por Perú Libre, sería integrante de la organización terrorista Sendero Luminoso en el Vraem. Él considera ello como una arbitrariedad.

El Ministerio Público agrega que "de manera consciente y voluntaria se habría desplazado en varias oportunidades a campamentos terroristas, para sostener reuniones clandestinas con los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino, y otros miembros del Comité Central de Sendero Luminoso".

Bermejo, de 45 años de edad, señala que si alguien le ha dado debate ideológico a Sendero Luminoso ha sido él.

El electo parlamentario por el partido liderado por Pedro Castillo y Vladimir Cerrón niega cualquier vínculo con Sendero Luminoso, pero las autoridades le han abierto un proceso judicial por el delito contra la tranquilidad pública, en la modalidad de terrorismo en agravio del Estado.

Según la Fiscalía, Bermejo recibió “adoctrinamiento ideológico, político y adiestramiento en armas”, en sus visitas a los líderes de Sendero Luminoso en el Vraem durante el 2009. Además, señalan que él usaba el seudónimo de “El Che”. 

Él sostiene que nunca lo han llamado así. Además, sobre sus viajes al Vraem, indicó que fue para trabajar con las comunidades.

SIn embargo, un colaborador eficaz declaró ante la Fiscalía que tenía conocimiento, por parte de los mandos de Sendero Luminoso en el Vraem, que Guillermo Bermejo recibió la suma de $1000 para que realice un viaje a Venezuela, para contactarse con grupos como las FARC y otros que estaban instalados en Venezuela.

Otro colaborador eficaz señaló que "tengo conocimiento, por intermedio del camarada Alipio, que al conocido como “Che” le habían encomendado la tarea de contactarse con otros grupos terroristas extranjeros, para lo cual el partido le habría entregado dinero para que viaje”.

Por su parte, Bermejo indicó que "ese señor Satalaya ha declarado que no me conoce, en el parte policial. Con el susto que te mete la Dircote, mucha gente afirma cualquier cosa. Pero, en el momento judicial ha dicho que no me conoce".

El proceso judicial contra Bermejo tuvo sus vaivenes. En el 2017, la Sala Penal Nacional lo absolvió. Pero un año después, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema anuló esa absolución y ordenó abrir un nuevo juicio contra Bermejo.

El documento señala que el archivo “careció de una debida motivación” y que las pruebas en su contra se analizaron de manera “fragmentada”. 

"Si es necesario, yo voy a renunciar a mi inmunidad parlamentaria. Yo no tengo ningún miedo de enfrentar este proceso, pero le exijo a la justicia que sea honesta", expresó Bermejo.