Cusco: El último puente colgante de la época inca colapsó por falta de mantenimiento

Desde el Patronato de Machu Picchu se propuso la inmediata renovación del puente inca bajo medidas de bioseguridad

El martes 23 de marzo colapsó el puente Q'eswachaka en Cusco, debido a la falta de mantenimiento y renovación de la estrcutura.

El puente íntegramente tejido a mano no resisitió las lluvias y se desplomó, significando una grave pérdida para la cultura nacional y la historia mundial.

"Esta caída no ayuda en nada a la reactivación turística del Perú. Han dejado una mala imagen frente a la Unesco y a todas las organizaciones que cautelan no solo el patrimonio, sino que apuestan por turismo sostenible", sostuvo Carmen Arróspide, representante del Patronato de Machu Picchu.

La pandemia y las medidas de distanciamiento impidieron la realización de la ceremonia de renovación del puente inca, declarada patrimonio cultural de la humanidad y que involucra a 4 poblaciones ubicadas a ambos lados del río Apurímac, en el distrito de Quehue, en la provincia de Canas.

Los pobladores de la zona reclamaron la falta de apoyo del Ministerio de Cultura en el caso.

Arróspide indicó que desde el Patronato de Machu Picchu propusieron la inmediata renovación del puente que es patrimonio mundial con medidas de bioseguridad.

Indicaron que se debe hacer la "renovación remota del puente de paja utilizando unidades vehiculares para recopilar todas las soguillas" y pidieron a la comunidad de Chaupibanda que haga la masta de forma separada y que los participantes de la ceremonia se realicen pruebas de COVID-19.

ETIQUETAS: