Aparecen operaciones inmobiliarias vinculadas a Alan García

La historia comienza con un contrato de mutuo firmado entre Alan García Pérez y la empresa Inversiones inmobiliarias Tesla SAC

En el proceso judicial que se sigue por determinar el futuro de sus bienes

Hasta ahora no se conocía de unas operaciones inmobiliarias vinculadas al presidente Alan García Pérez. En el proceso judicial que se sigue por determinar el futuro de sus bienes, van apareciendo detalles y secretos que el mandatario no pudo llevarse consigo a la tumba.

La historia comienza con un contrato de mutuo firmado entre Alan García Pérez y la empresa Inversiones Inmobiliarias Tesla SAC en marzo del 2015. Alan García le entregó a esta compañía 900 mil dólares americanos. Así lo confirmó el propio abogado del presidente García.

“Esos 900 mil dólares son entregados a través de un cheque de gerencia a Inversiones Inmobiliarias Tesla”, dijo Erasmo Reyna a América Noticias.

Inversiones Inmobiliarias Tesla fue constituida con 200 soles en enero de 2015, apenas dos meses antes del generoso préstamo de Alan García. Las socias fundadoras, según los registros públicos, fueron estas dos mujeres: Karina Leuridan Ruiz y Carolina Menbrillo Soifer, por entonces de 39 y 28 años respectivamente.

“A mí no me ha hecho ningún préstamo, creo que está equivocado”, dijo Karina Leuridan a nuestro equipo de la unidad de investigación.

Puesta al tanto de nuestro interés periodístico, Karina Leuridan negó ser la propietaria de la empresa en mención. Aseguró que no conoce a Alan García y menos que haya recibió un préstamo tan significativo de él. Leuridan no autorizó a que publicáramos la conversación que sostuvimos con ella.

Según la versión del abogado de la familia de Alan García, en octubre de 2018, la empresa Tesla SAC regresó la totalidad del préstamo más los intereses al presidente. La suma ascendió a un millón 140 mil dólares.

“El 15 de octubre de 2018, casi dos años y medio después, le devuelven 900 mil dólares más una rentabilidad de 240 mil dólares aproximadamente porque fueron invertidos en un proyecto inmobiliario”, dijo Erasmo Reyna.

Al parecer, el rentable negocio inmobiliario fascinó al presidente García y ese mismo 15 de octubre decidió desembolsar más dinero.

“De esos 900 mil dólares invertidos, más los 240 mil dólares da un millón 140 mil dólares. De esos, 300 mil quedan en sus cuentas y 840 mil son reinvertidos con esta empresa inmobiliaria Aurora SAC, que es la que termina haciendo una inversión en un proyecto inmobiliario”, agregó Reyna.

El proyecto inmobiliario está ubicado en la tranquila calle Francia en Miraflores. La empresa proveedora es Inversiones Inmobiliarias Trixter SAC, que según los Registros Públicos fue constituida en setiembre de 2015 con un capital social de 200 soles.

Los socios fundadores son Daniela Mohamad García, una inubicable ciudadana venezolana de 31 años, y Rolando Bruno Oblitas, de 46 años, que, según su familia, no es empresario sino más bien chofer de una compañía.

Las tres empresas mencionadas, en este reportaje, tienen en común además la misma dirección. Forman parte de una veintena de empresas de un mismo Holding, según Rodrigo Barrón Olarte, uno de los accionistas.

“Efectivamente, el señor García hizo una inversión en la inmobiliaria Tesla en el año 2015 y fue bancarizada a través del Banco Continental”, dijo Rodrigo Barrón Olarte.

Sobre el dinero de García, invertido en esta última operación inmobiliaria, existe actualmente un embargo, pues para la Fiscalía de pérdida de dominio, este dinero tiene procedencia ilícita.