El capo del Vraem

EXCLUSIVO | Cuarto Poder accedió en exclusiva a material audiovisual que muestra a los narcotraficantes en acción en el Vraem.

(Video: Canal N)

Reportaje: JULIO CHUQUITAYPE (@JuliochRuiz)

En medio de un paraje inhóspito de la selva, un hombre graba con su celular. A lo lejos, dos luces encendidas tocan tierra. No es una persona cualquiera, es un narcotraficante que registra el aterrizaje de una avioneta que viene de Bolivia. Y que es recibida por más de quince hombres en una pista clandestina.  No es una escena de ficción. Es el registro en video que por primera vez muestra cómo opera el narcotráfico en los lugares más alejados de la selva de nuestro país.

Los más de quince hombres son custodiados por dos sujetos armados con fusiles de guerra y radios de alta frecuencia, tienen que actuar rápido, cargar combustible en la avioneta de placa CP-X1724 y unos segundos después, empieza el desfile de la carga de los ladrillos de cocaína debidamente forrados en costales de rafia hacia la aeronave.

Cinco minutos después, la narcoavioneta con los más de trescientos cincuenta kilos de cocaína esta lista para partir con destino a Bolivia. Enciende el motor y avanza por esta pista clandestina en medio del festejo de los narcotraficantes.

Toda esta operación se produjo en el sector de ALTO PICHAS ubicado en la provincia de La Convención en la región Cusco, y que forma parte del VRAEM.

Cuarto Poder accedió en exclusiva a este material audiovisual grabado por el lugarteniente de un conocido narcotraficante.  Se trata de Esrael Cóndor Huanaco, también conocido como “YAYI o TUERTO”, y era el encargado de las pistas clandestinas y de los envíos de la cocaína vía el puente aéreo en Alto Pichas. Aquí lo vemos radio en mano comandando la ilegal operación.

Diversas fotos y videos hallados en el celular de YAYI permitieron confirmar como operaba esta organización del narcotráfico que hace más de cinco años se había convertido en una de las principales firmas del tráfico internacional de cocaína en el Vraem, y que fue desarticulada luego de más de dos años de un minucioso trabajo de inteligencia. En medio de un espectacular operativo llevado a cabo por la Dirección Antidrogas de la Policía y la fiscalía especializada en tráfico ilícito de drogas, esta semana cayeron los principales cabecillas de la organización.

El primero en caer fue el cabecilla de la organización identificado como Mike Candlex Flores Navarro. Tiene apenas treinta y dos años pera ya se había convertido en uno de los más prominentes narcotraficantes del VRAEM.

Aquí lo vemos como un próspero empresario junto a su auto de carrera que lleva su nombre y  el logo de su empresa, la envasadora de gas doméstico “ PICHARIGAS”, y vestido de pies a cabeza como un experimentado piloto.

Diversas fotografías ya sea en motos de competencia o autos de carreras, dan cuenta de ese poder económico ganado producto del narcotráfico.

Recorremos uno de los locales incautados a este sujeto, se trata de la planta envasadora de agua de mesa GOVRAEM, observe toda la maquinaria puesta en marcha por este personaje y claro sus oficinas en el segundo piso revestidas con un llamativo porcelanato.

En medio del recorrido un detalle llamo la atención de los agentes antidrogas, se trataba de estos balones de gas, de color naranja y azul, idénticos a los intervenidos el pasado 13 de abril en la localidad de Machente en el Vraem, y que tenían como destino la ciudad de Huamanga en Ayacucho, para luego ser llevados a lima.  Llevaban ocultos dentro de los balones una carga total de una tonelada cuarenta y siete kilos de cocaína.

Al mando del equipo de investigación que durante dos años perfiló y siguió a cada uno de los objetivos entre ellos al cabecilla Mike Flores Navarro, una valiente oficial, cabeza de la división de búsqueda de la Dirección Antidrogas de la policía.

Con más de veintidós años de servicio como oficial, “ Chana” vivió la mística policial desde que era muy pequeña.

Nos confiesa que cuando parte a cada misión, en casa la esperan sus dos amuletos y que fue la más pequeña quien le dio la suerte para el éxito de la operación.

Otro lugar intervenido en el operativo antidrogas fue la casa de Mike Flores Navarro, el sindicado por la policía como el cabecilla de la organización. Cinco pisos que rompen el paisaje en pleno corazón de Pichari, en la selva cusqueña.

Una caja fuerte en su habitación, gimnasio en el último piso, y lo más sorprendente fue que se encontraron más de cuarenta teléfonos celulares y ochocientos setenta chips de diversos operadores telefónicos.

Un duro golpe a las mafias del narcotráfico que ha permitido al menos por ahora frenar el constante flujo de cocaína en el VRAEM, donde más de diez avionetas bolivianas ingresan a diario a nuestra selva para sacar toneladas de cocaína hacia el altiplano y luego Estados Unidos y Europa.

 

Relacionadas

Útil e interesante