Las autoridades investigan a presunta banda que trafica con migrantes

Ellos llevan personas desde el Perú a México y los ponen en contacto con "coyotes" para que puedan cruzar la frontera con EE. UU.

Foto: Cuarto Poder

Una presunta organización delictiva integrada por peruanos y ecuatorianos estaría sacando por el aeropuerto Jorge Chávez a incautos que, con pasaportes falsos, burlan los controles para enrumbarse a México y ponerse en manos de coyotes para cruzar la frontera a EE. UU.

Una de las implicadas es Liz Delina Rosa, que para las autoridades la riqueza que posee tiene un oscuro origen: las ganancias del tráfico ilegal de migrantes.

Los viajeros contratan a esta supuesta banda para llegar primero a México desde Lima y luego intentar pasar hacia los Estados Unidos. Algunos vienen desde el norte, Ecuador hasta Lima para pasar en grupo hacia norteamérica.

Los traficantes se aprovechan del sueño americano y las víctimas son captadas por redes sociales y por supuestas agencias de viaje, con previo pago y mucho palabreo. 

Liz Delina Rosa no trabaja sola, lo hacía con su esposo Luis Villacis Gualavisis, ecuatoriano investigado por ser captador de migrantes en el Ecuador. En la organización también está Yefer Olavarría Silva, Melissa Pastor Mendoza y Patricia Ochoa Ramírez. 

Del mismo modo está Maritza Ubillús Ojeda, quien es la encargada de dejar sobres con pasaportes falsos en hoteles de Lima. Todos los involucrados negaron ser parte de una organización, sin embargo la evidencia los desmiente.

Debido a la pandemia, todos están con comparecencia restringida, y se sigue buscando al ecuatoriano William Villacís, quien estaría en su país. La ganancia de la organización bordearía los 77 000 dólares.

Según información de la ONU, más de 2 millones y medio de personas han sido víctima de traficantes; más de 7000 personas murieron por intentar cruzar fronteras en los últimos años y el tráfico de migrantes es un delito que hasta hoy se persigue en distintos países. El Perú no es la excepción.