Áncash: PNP desarticuló la peligrosa banda criminal 'Los Truchas del Valle'

Banda criminal se dedicaba al robo agravado, extorsión y otros delitos en el Valle de Nepeña

Foto: ANDINA

Víctor Cárdenas Bogovich alias “Cachete” o “Chimbotano” su banda criminal “Los Truchas del Valle” eran sinónimo de terror en todo el Valle de Nepeña en Áncash. Recibir una llamada de esta organización delictiva, según la Policía, escarapelaba el cuerpo a cualquiera, ellos exigían dinero a cambio de no matar a sus víctimas.

Prácticamente esta organización, se había apoderado de toda esta zona ubicada al sur de Áncash, donde se dedicaban al robo agravado, extorsión, tenencia ilegal de armas y tráfico de drogas. Su estructura criminal no había sido fácil de quebrar desde hace cuatro años.

LEE MÁS: Jockey Plaza: videos y fotos de celular dan nuevas pistas de robo en joyería

Cerca de 500 policías y 37 fiscales fueron en busca de 'Los Truchas', quienes desde el 2014, se atrevieron a irrumpir en las localidades de Nepeña, Moro y San Jacinto, para aprovecharse de su crecimiento económico: los agricultores de esta zona, habían empezado a exportar sus productos y los truchas ambicionaban las ganancias.

Hace un año, la División de Investigaciones de Alta Complejidad de la Policía, empezó a seguirlos y poco a poco identificaron que Víctor Cárdenas, era el cabecilla de la organización. Este hombre no sólo daba las órdenes, también cobraba directamente los cupos a sus víctimas principales.

LEE MÁS: Ica: cae una pareja acusada del delito de lavado de activos

‘Los Truchas’ eran tan peligrosos, que convirtieron este pueblo chico y próspero en un verdadero infierno, no solo amenazaban, también mataban por encargo incluso a quienes los traicionaban, como fue el caso de Roger Bedón Velásquez, alias ‘Piñata’ y su hijo Erick Bedón Polo, alias ‘Piñatita’, ocurrido en enero de este año.

En total 15 miembros de esta peligrosa banda fueron capturados. Los agentes incluso inspeccionaron las celdas del penal de Cambio Puente donde están los demás integrantes de la banda, las investigaciones continúan, y la tranquilidad ha vuelto al valle de Nepeña, dependerá de las autoridades que esto perdure.