Tokio 2020: Paula Pareto, entre lágrimas, se despide sin medalla de los JJ. OO.

Paula Pareto, judoca argentina de 35 años. | Foto: AFP/Video: Twitter

Los atletas argentinos recibieron a la judoca en la Villa Olímpica luego de que quedara eliminada de los Juegos y anunciara su retiro

La judoca argentina Paula Pareto, que hace cinco años se había colgado el oro en la categoría -48 kg de Rio-2016, puso fin a su gloriosa carrera sin poder añadir un nuevo metal olímpico a su brillante palmarés, quedando fuera del podio en Tokio 2020.

La portuguesa Catarina Costa (25 años) se impuso a la 'Peque' (35 años), diez años mayor, gracias a un waza-ari en el repechaje para lograr una plaza en uno de los duelos por el bronce.

Pareto vio esfumarse así sus últimas opciones de medalla y terminó llorando en el tatami del emblemático Nippon Budokkan, después de haberse despedido unas horas antes de la posibilidad de revalidar su título olímpico al caer en cuartos de final por ippon ante la japonesa Funa Tonaki, que terminó siendo plata tras caer en el duelo por el oro, por un waza-ari, ante la kosovar Distria Krasniqi, número uno mundial y campeona de Europa en abril en Lisboa.

Las medallas de bronce fueron para la joven ucraniana Daria Bilodid y para la mongola Urantsetseg Munkhbat.

Antes de la derrota en cuartos ante Funa Tonaki, Pareto había conseguido dos victorias en el primer día con medallas en juego en Tokio 2020, contra la sudafricana Geronay Whitebooi en dieciseisavos y contra la eslovena Marusa Stangar en octavos de final. En ambos casos por ippon.

Todo se torció después para ello y no pudo despedirse de los Juegos Olímpicos con una nueva alegría, después de haber vivido el mayor éxito de su carrera en la anterior edición, al subir a lo más alto del podio, y del bronce que logró en Pekín 2008.

"Es mi última competición. He forzado a mi cuerpo hasta esta competición porque es importante y siempre es bonito estar en unos Juegos Olímpicos. Me he entregado al máximo y he seguido los principios de toda mi vida, que es esforzarme al máximo", comentó Pareto.

"Alguien me dijo que podía haberme retirado en Río teniendo gloria, pero no sé qué significa la gloria para cada persona. Mi gloria es darlo todo y retirarme así. Son unos Juegos Olímpicos y estoy feliz por decir que pude retirarme en unos Juegos Olímpicos", apuntó.

Entre el tatami y el hospital
La campeona mundial en 2015 ha tenido unos últimos meses muy convulsos, entre su lesión de columna, que le obligó a abandonar en los Juegos Panamericanos de 2019 y a pasar por quirófano, y su trabajo como traumatóloga en el hospital de San Isidro, en plena pandemia contra el COVID-19.

Su servicio ha prestado labores de ayuda y respaldo en los momentos más duros.

"Nosotros hacemos el trabajo de segunda, ayudando a ellos (la planta COVID), como ayuda todo el equipo de salud que está viniendo al hospital. Y obviamente atendiendo a la par a los pacientes que son exclusivamente de traumatología. Hemos tenido algunos pacientes internados nuestros por patologías traumatológicas con la enfermedad, con la infección, así que con un montón de cuidado como para poder ayudarles a ellos y también ayudarnos a nosotros y no propagar la infección, así como para tratar a cada paciente de la mejor forma posible", explicó en su día al Olympic Channel.

Tras su eliminación en Tokio 2020, Paula Pareto miró hacia atrás en su carrera y se mostró orgullosa de haber podido abrir caminos en su país.

"Los niños argentinos saben que no hay cosas imposibles. Puedes ganar una medalla olímpica viviendo y entrenando en Argentina. Cuando yo empezaba decían que no era posible para una argentina. Los deportistas más importantes, los que yo admiro, son aquellos que han competido en unos Juegos Olímpicos y han representado a su país", apuntó.

Además de la prueba femenina de -48 kg, el judo de Tokio 2020 arrancó este viernes con la masculina de -60 kg, donde el oro -el primero para el anfitrión de esta edición- fue para el japonés Naohisa Takato, la plata para el taiwanés Yung Wei Yan y los bronces los consiguieron el kazajo Yeldos Smetov y el francés Luka Mkheidze. AFP

Deja un comentario