El día en que Universitario menospreció a Hohberg y quiso pagarle como juvenil

El día en que Universitario menospreció a Hohberg y quiso pagarle como juvenil
Hohberg tiene un ingrato recuerdo de su pasado con Universitario | Foto: El Bocón

El volante pasó una prueba en Ate en 2012, pero no se sintió valorado

Alejandro Hohberg remeció el mercado de pases del fútbol peruano al dejar Alianza Lima para fichar por el 'compadre' Universitario de Deportes, club que desembolsaría una fuerte inversión para contar con su calidad en ataque. Sin embargo, por paradójico que suene, alguna vez el 'Chato' fue menospreciado por el club merengue.

En 2012, Hohberg llegó al Perú para tentar suerte en un grande del fútbol local, apelando a su pasado como juvenil del histórico Peñarol, su reciente debut en Primera como jugador del también uruguayo Rentistas, que estuvo cerca de integrar la selección peruana Sub 20 que disputó el Sudamericano de Arequipa el año anterior y que tenía la nacionalidad peruana, pues nació en Lima.

Nieto del recordado entrenador Alejandro Hohberg, probó suerte en Alianza Lima, pero, según cuenta en una entrevista con El Bocón en 2015, "el problema fue que no tenía el DNI al día. Me dijeron firmas el martes y finalmente se trastocó todo". Fuera de Matute, se marchó a Universitario, donde ya todo estaba encaminado, pues contaba con el aval del técnico Nolberto Solano. Sin embargo, recibió una desagradable noticia.

"En la ‘U’ fue por un tema económico, porque en ese momento no venía con pretensiones altas, porque quería jugar y mostrarme, pero el gerente del club (Jorge Vidal) me ofreció plata que por ahí no se le paga siquiera a un chico de reserva (500 dólares por tres años)", revela en la misma nota.

"Yo venía en buen nivel de Uruguay y además (Nolberto) Solano me estaba pidiendo. Me pareció que agarrar esa plata no iba a ser valorarme como profesional ni era algo acorde a un club grande, porque no me iba a alcanzar ni para vivir. Así que decidí volver, hablé con Solano y me dijo que era lo más justo, lo que él también hubiese hecho. Yo tampoco venía con pretensiones altas, quería ganarme el sueldo jugando en la cancha y no solo por un contrato. Uno termina sintiéndose ofendido y afectado, porque me tocó quedarme cuatro meses sin jugar, pues en Uruguay el campeonato ya había empezado. Pero hasta de esos momentos desagradables se aprende", agregó.

Hoy Hohberg, con un título del fútbol peruano con Alianza Lima a cuestas y con su calidad comprobada, congrega las ilusiones de la hinchada crema y el propio club para tener un feliz 2019. Vueltas que da la vida.

LEE TAMBIÉN: Universitario sorprendió con el fichaje de Alejandro Hohberg

Deja un comentario