¿Por qué Argentina llegó a la final? Conclusiones tras las batallas

Pese a ser subestimados, vapuleados, criticados y  menospreciados, los argentinos demostraron que no eran Messi y 10 más.

Por: Diego Peralta Murias (@diegol19)

Todos somos generales tras la guerra y entrenadores con el marcador final. Por eso, les entregamos las cuatro razones de por qué la selección argentina llegó a la final de manera casi impensada (al menos por el resto del mundo menos por los argentinos).

1.- Un técnico de verdad
Tras los pasos de los ex jugadores Diego Armando Maradona y Sergio Batista, Argentina decidió buscar a un entrenador antes que un motivador. Un seleccionador antes que un barrista. Un trabajador antes que un ególatra. Sabella es un entrenador, que estudia y hace una propuesta. Qué forma grupo y une pensamientos.  Que sabe de sus limitaciones y juega por el resultado.


2.- La escuela ‘Bilardista’
No solo pensado en la antípoda del Menottismo, sino en la idea de estudiar al rival y defender el cero. Bilardo, maestro de Sabella desde Estudiantes, los llevó a las finales del 86 y 90 con Maradona y 10 jugadores más. “Pachorra” los deja en la final del 2014 con un equipo y una estrella: Messi. Porque finalmente, Sabella sabía que los cuatro fantásticos (Agüero, Higuaín, Messi y Di María) los haría ganar partidos,  pero que la defensa lo puede hacer ganar un mundial.

3.- Una estrella y un patrón
Sin duda Lionel Messi los salvó en la primera ronda. Sus diagonales, pases y goles aparecieron a pesar de las obstinadas marcas. Pero cuando comenzó a esfumarse la magia de ‘Lio’ apareció la marca de Mascherano. El capitán es Messi pero el jefe es ‘Masche’. Lio no tuvo que gritar ni mandar, solo jugar. Mascherano fue la estrella de Cuartos y Semis. Marcando, corriendo y poniendo llegaron a la final. Sin embargo necesitan la lámpara de genio para ganar el mundial

4.- Hombres antes que nombres
No me podrán negar que pensaron en Carlos Tevéz cuando se lesionó Agüero y Di María. A ‘Carlitos’ no lo sacó Sabella sino el grupo. Y Sabella apostó por el grupo.  Porque finalmente, el equipo y su fuerza interior siempre le dio alternativas.  Lavezzi entró por Agüero y se quedó. Biglia sustituyó a Gago y se afianzó. Demichelis reemplazó a Fernández y no salió más.  Ahora ya nadie se acuerda de Tevés y nadie cuestiona a Basanta, Pérez o el propio Romero. Son un plantel, son un equipo, son hombres y no nombres.

Deja un comentario