Barcelona empató 0-0 con Atlético y dejan LaLiga en manos del Real Madrid

Barcelona y Atlético de Madrid se enfrentaron en el Camp Nou. | Foto: EFE/Video: YouTube LaLiga Santander

De ganarle al Sevilla este domingo, Real Madrid sería el nuevo líder de LaLiga

El Barcelona y el Atlético de Madrid firmaron un empate sin goles en el Camp Nou (0-0) que deja LaLiga en manos del Real Madrid, que reeditará el título si ganan los cuatro partidos que le quedan.

El encuentro por el liderato tuvo una parte para cada equipo. La primera, fue claramente para los rojiblancos, mientras que los azulgranas mejoraron en la segunda, donde tuvieron ocasiones suficientes para llevarse el duelo.

Sujetó el Atlético al Barza desde el principio y, con el paso de los minutos, fue encontrándose más y más cómodo al comprobar que podía mantener fácilmente a su rival lejos de la portería de Oblak.

En cambio, en el otro área, Ter Stegen tuvo que emplearse a fondo en varias ocasiones para evitar que los rojiblancos se adelantaran en el marcador en la primera mitad.

Lo hizo a disparos de Llorente, Luis Suárez y Carrasco, después de que Lenglet se tirará con todo para desviar a córner un remate de Correa. Y antes de que Felipe perdonará el 0-1, en la última ocasión del primer tiempo, al rematar alto, desde el punto de penal, a la salida de un córner.

El Barza se fue al entreacto con la sensación de tener el partido cuesta arriba tras haber sufrido, contra pronóstico, el dominio visitante. Sobre todo a partir de la media hora de juego, coincidiendo con el cambio de Ilaix por un aturdido Sergio Busquets, que no podía seguir en el césped después de un encontronazo con Savic y que acabó siendo trasladado al hospital.

Simeone también tuvo un contratiempo en forma de lesión, pues Lemar, una de sus piezas importantes en la creación, dejaba su puesto a Saúl al marcharse renqueante antes del cuarto de hora tras una jugada fortuita con Pedri.

Con todo, el Barcelona, que había visto como el Atlético ni siquiera había necesitado exigirle presionándole arriba desde el inicio, no encontraba espacios para atacar ni desequilibrio en los duelos individuales para hacer daño.

Solo algún chispazo de Messi reactivaba el ataque local. El '10' tendría la única ocasión clara para su equipo en los primeros 45 minutos, en un eslalon marca de la casa que acababa con un disparo que no encontraba puerta por poco.

Koeman, que hoy dirigía su segundo partido desde la grada por sanción, sentaba a Mingueza y daba entrada a Araujo al descanso, y el central uruguayo pudo hacer el primero al inicio de la reanudación, pero Lenglet le quitaba el remate franco para cabecear forzado por encima de la portería de Oblak.

Luis Suárez replicaba en el otra área con un disparo forzado, pero al Barza, consciente de que debía asumir más riesgos porque el empate le alejaba más que al Atlético del título, ya se le empezaba a ver otro tono.

Así, a la hora de juego, Hermoso tenía que sacar un remate de Ilaix para el 1-0 y Oblak intervenir a un cabezazo de Piqué y una lanzamiento de falta de Messi, ante de que Mateu Lahoz anulara, por fuera de juego, un gol de cabeza de Araujo.

Los azulgranas se habían activado mejorando en la recuperación tras pérdida y el Atlético de Madrid decidió recular buscando su oportunidad a la contra.

Pero Carrasco, el hombre más lucido del ataque madrileño, empezaba a acusar el cansancio en casa transición, y el Barcelona tenía una nueva ocasión en un cabezazo alto del recién ingresado Dembélé.

La última, en el minuto 90, la tuvo como siempre Messi, pero su lanzamiento de falta se marchó rozando la escuadra derecha de la meta rojiblanca y, con él, otro pedazo de título. EFE

PREVIA

A falta de cuatro jornadas para que termine LaLiga, Barcelona y Atlético de Madrid, tercer y primer clasificado, respectivamente, se enfrentan este sábado en el Camp Nou en un duelo decisivo para el desenlace del campeonato, separados por dos puntos y obligados a ganar para sostener todas sus opciones.

El Barcelona vs. Atlético se jugará este sábado desde las 9:15 a. m. (hora peruana) y será transmitido EN VIVO por DirecTV Sports (610-1610). También podrás seguir las incidencias del partido a través de américadeportes.pe.

Nada más la victoria garantiza al conjunto rojiblanco su continuidad por encima de todos en la Liga. Ni el empate ni la derrota. No hay margen para él, también dos puntos por delante del Real Madrid: si vence seguirá líder; si iguala dependerá del marcador dominical del conjunto blanco contra el Sevilla y si pierde se caerá de la cima tras cuatro meses y 22 días o 18 jornadas.

El triunfo también es indispensable para el Barza, que acude a la cita con la intención de firmar un pleno de victorias hasta el final de LaLiga, aunque no depende de sí mismo para ganar el título, ya que tiene el 'gol average' perdido con el Real Madrid, segundo en la tabla, y con el que los azulgranas están empatados a puntos (74).

El cuadro catalán viene de ganar a domicilio al Valencia en la última jornada (2-3) y lograr así unos tres puntos que sirvieron para olvidar las turbulencias generadas tras la derrota de la jornada anterior contra el Granada en el Camp Nou (1-2).

De haber ganado ese partido, el Barza se habría situado líder en solitario, pero la historia fue distinta y ahora los hombres de Ronald Koeman preparan el duelo del sábado ante el Atlético con la intención de asaltar un primero puesto que se les resiste.

Para lograrlo, el técnico azulgrana podría sentar de nuevo a Óscar Mingueza en el banquillo para repetir con los mismos tres centrales que alineó en Mestalla: Ronald Araujo, Gerard Piqué y Clement Lenglet, que estarán acompañados en los carriles por Sergiño Dest y Jordi Alba, en el ya habitual 3-5-2.

En el centro del campo, estarán los tres fijos para Koeman Sergio Busquets, Frenkie de Jong y Pedri González, mientras que la delantera estará formada por Leo Messi y el exrojiblanco Antoine Griezmann, que atraviesa por su mejor momento de la temporada.

Nunca ha ganado un partido el Atlético de Simeone en el Camp Nou. Ahí logró una Liga (2014) y construyó dos clasificaciones para las semifinales de la Champions League (2014 y 2016), pero en ninguna de las trece visitas venció al término de los 90 minutos. Son seis empates y siete derrotas allí. Su último triunfo data de 2006 (1-3).

Demasiado tiempo, más aún tal y como ha sido la transformación del equipo en la última década a las órdenes de Diego Simeone; este sábado ante su última barrera en la Liga, ante otro desafío contra el Barcelona, ante la ocasión de ser campeón una vez más, pero también ante la obligación de ganar. No vale con otro resultado.

Y no le queda otra al Atlético, que ha reducido su ventaja casi a lo mínimo, porque nada más ha sumado 26 de 45 puntos en las últimas quince jornadas, cuando en las primeras diecinueve hizo 50 de 57, incluidos los tres por los que compitió y ganó al Barcelona por 1-0 en el Wanda Metropolitano, cuando era un equipo casi incontestable.

Ya no lo es. Ni siquiera se acerca. Aunque ha ganado tres de sus últimos cuatro choques, todos a rivales que pugnan por eludir el descenso (5-0 al Eibar, 2-0 al Huesca y 0-1 al Huesca), su liderato está más que nunca en el alambre. No se cayó el pasado sábado de él porque el penal lanzado por Fidel se estrelló en el poste.

En ese filo tan estrecho, entre el éxito y la decepción, se mueve hoy el Atlético, que sólo ha ganado dos de sus últimos ocho partidos como visitante entre la Liga y la Champions, pero que se siente, a la vez, capaz de doblegar al Barcelona en el Camp Nou y, por extensión, de ser el campeón de Liga que pretende en este curso.

Tiene recursos para ello. A su goleador Luis Suárez, frente a su amigo Lionel Messi y reencontrado por primera vez con el Barcelona -en el duelo de la primera vuelta fue baja por COVID-19, del que es el tercer mejor goleador de la historia, con 195 tantos, que prescindió de él y que está ante una revancha.

A Marcos Llorente, el centrocampista más goleador del torneo, con doce dianas, y el sostén sobre el que el Atlético de Madrid ha resistido las últimas 15 citas en el liderato -ha sido crucial en 18 de los últimos 26 puntos con sus goles, sus pases o sus acciones-; a Yannick Carrasco o a Jan Oblak, uno de los mejores porteros del mundo, pero que nunca ha dejado su portería a cero en el Camp Nou.

Los cuatro son básicos, titulares y determinantes en el esquema de Simeone, que previsiblemente mantendrá el 4-5-1 o 4-1-4-1 sobre el que ha armado su equipo en los compromisos recientes, con la duda de José María Giménez, con una molestias desde el duelo contra el Elche, o Felipe Monteiro como central izquierdo y con todos sus hombres disponibles para armar el once por segunda vez este curso.

No habrá sitio ni para Joao Félix ni para Ángel Correa ni para Saúl Ñíguez en la alineación inicial, en la que se mantendrá Geoffrey Kondogbia (titular sólo en 4 de 24 partidos posibles en la Liga con Simeone) y a la que volverá Koke Resurrección. También siguen Thomas Lemar, Kieran Trippier, Mario Hermoso y Stefan Savic. AFP

Deja un comentario