Daniel Urresti y la mujer campesina que asegura que la violó

Isabel Rodríguez Chipana es una de las principales testigos de la Fiscalía en el juicio que se le sigue al ex ministro del Interior, Daniel Urresti, por ser el presunto asesino del periodista Hugo Bustíos. 

Vídeo: Isabel Rodríguez Chipana es una de las principales testigos de la Fiscalía en el juicio que se le sigue al ex ministro del Interior, Daniel Urresti, por ser el presunto asesino del periodista Hugo Bustíos. 

Isabel dice que los últimos 25 años, se ha sentido una mujer sucia, sola, y secuestrada por el miedo. Pero esta semana eso se acabó, ella se desafió a sí misma y se atrevió a contar su verdad: asegura que vio cómo el Capitán Arturo, al que reconoce como Daniel Urresti, participó en el asesinato del periodista Hugo Bustíos y que además él la violó dos veces. 

Isabel Rodríguez Chipana es una de las principales testigos de la Fiscalía en el juicio que se le sigue al ex ministro del Interior Daniel Urresti por ser el presunto asesino del periodista Hugo Bustíos

Esta es la verdad de Isabel, su dicho, su historia que defiende con uñas y dientes: cuenta que el 24 de noviembre de 1988 se levantó temprano a trabajar en su chacra que estaba a la espalda de su casa, en Erapata, a pocos kilómetros de Huanta. Dice que vio pasar en su moto al periodista Hugo Bustíos e incluso habló con él. 

Él iba a la casa de Primitiva Jorge, Sendero Luminoso la había asesinado a ella y a uno de sus hijos. A las 11 y media de la mañana estaba en la puerta de su tienda, tejiendo y vio como un camión del ejército llegaba. Un grupo de militares, entre los que estaba el Capitán Arturo – seudónimo de Daniel Urresti durante sus años de servicio – disparó contra el periodista.

Ella cuenta que volvió a su casa al día siguiente de que Hugo fuera dinamitado. Entonces el ejército convocó a los pobladores de diferentes comunidades para que acudieran al cercano cuartel de Castropampa. 

Narra que del cuartel la llevaron a la PIP en Huanta y ahí estuvo recluida con su hijo de un año por varios días, cuando salió, dice, se quedó a dormir en casa de su hermana. Recogió a sus hijos y al día siguiente volvió a su chacra.  

Dice que conocía perfectamente al Capitán Arturo, a Centurión y a "ojos de gato"  ya sentenciado por el asesinato de Hugo Bustíos, porque en 1988 las comunidades de la zona tuvieron que ir a trabajar por varias semanas en el cerco del cuartel. 

En todos estos años, varias personas, entre ellos, periodistas se acercaron a pedirle que contara si vio lo que sucedió con Hugo Bustíos, pero ella siempre se negó a decir una palabra, aunque hace unos meses vino a Lima con otros comuneros para buscar apoyo para su organización de pacificadores de Huanta. Iban a tener una reunión con el congresista Walter Hacha y estaban haciendo tiempo en la Plaza de Armas, muy cerca de palacio de gobierno, fue ahí cuando vio al Capitán Arturo de quien luego supo se llama Daniel Urresti y que había sido ministro del Interior. 

Ella estaba de espaldas a él y solo se volvió a mirarlo una vez, antes de empezar a declarar. Pero entonces, el abogado de Urresti pidió que se viera la tacha que habían presentado en su contra. Consideraban que no era una testigo válida porque según este documento de la Dircote, Isabel Rodríguez Chipana figura como una persona acogida a la ley de arrepentimiento en 1994. La sala desestimó su pedido y el ex ministro mostró airadamente su malestar. 

Fue inevitable, Isabel Rodríguez, una mujer con primaria, que vive de su chacra y de lo que saca en su puesto en el mercado de Huanta, comenzó a responder a las preguntas del fiscal. Fue ahí cuando contó que había sido violada por el Capitán Arturo, a quién reconoció como Daniel Urresti.

COMENTA