Tras los pasos de Martín Belaúnde

Desde Bolivia, la complicada situación de Martin Belaunde Lossio. ¿Extradición, asilo o fuga?

Tras los pasos de Martín Belaúnde

Vídeo: Desde Bolivia, la complicada situación de Martin Belaunde Lossio. ¿Extradición, asilo o fuga?

El año empieza con una piedra en el zapato, que en todo el 2014, el gobierno de Ollanta Humala no había podido sacar. Ocho meses más tarde, el que fuera su principal asesor de campaña, enfila un argumento que podría hacer tambalear al gobierno. 

Cuando todo el Perú estaba envuelto en regalos y celebraciones de fin de año, Martin Belaunde Lossio aprovechaba para alistar maletas y ponerse a buen recaudo.  Fue entonces, iniciando el mes navideño, que salió por Desaguadero hacia Bolivia, a través de una ruta por demás conocida por ser la vía libre del contrabando, donde la informalidad y la inoperancia policial reinan y han convertido a esta ciudad en la puerta de escape más usada por quienes huyen de la justicia. 

El plan había sido diseñado perfectamente, Belaunde Lossio, salió del Perú el uno de diciembre y llegó hasta La Paz, Bolivia, sin mayores inconvenientes, salvo por la altura, la primera parte del plan había resultado exitoso.

La segunda parte del plan, empezó a montarse dos semanas después, es decir el 16 de diciembre del 2014, cuando Belaunde acudió hasta la Comisión Nacional de Refugiados (CONARE) solicitando al gobierno boliviano refugio por considerarse un perseguido político, pero todo esto que Belaunde pensaba estar tramitando bajo siete llaves, habria sido conocido por el gobierno. Ya había trascendido que el ministro del Interior habría hecho un par de viajes a Bolivia. 

Pero quien conocía perfectamente el dato y decidido ponerlo en boca de todos fue nada menos que Carlos Ramos Heredia, fiscal de la nación curiosamente suspendido entre el 30 y 31 de diciembre.

Belaunde Lossio ya era un prófugo en el Perú, pero ha trascendido también que la Fiscalia ya había pedido su detención en Bolivia para cuando Ramos Heredia fue sacado del escenario. Con la exposición del dato, los planes del ex amigo de Ollanta Humala empezaron a cambiar y todos los reflectores apuntaron una vez más a él, despertando todo tipo de críticas tanto en Perú como en Bolivia.

Y mientras oficialismo y oposición boliviana se enfrascaban en una dura discusión por Martín Belaunde, se especulaba que él ya había abandonado el país del altiplano, hasta que de pronto, reapareció desde la muy activa y próspera  ciudad de Santa Cruz arremetiendo contra sus detractores.

Lo que llamó poderosamente la atención, fueron sus acompañantes, no sólo estaba flanqueado por sus dos abogados sino también por hombres vestidos de civil, no se sabe con exactitud si eran seguridad privada o agente de la policía boliviana, así lo informó la prensa local. 

Belaunde Lossio tiene tres opciones. Obtener la calidad de refugiado, su plan inicial. Ser extraditado o ser expulsado. Para ser considerado un refugiado político Belaunde deberá probar que son sus ideas y no los presuntos delitos por los que esta siendo investigado, los que le han significado sus problemas con la justicia. Los casos La Centralita y los presuntos negocios irregulares a través de empresas constructoras para ganar licitaciones con el Estado, se encuentra aún en investigación fiscal. A su favor también juega que la CONARE al parecer se basa en leyes bastante permisivas con las que el ex asesor tienta a verse protegido.

COMENTA