Ladrones por teléfono

Cada vez son más las víctimas de los estafadores. Los delincuentes han apuntado a los distritos más pudientes. Utilizando una llamada telefónica, logran convencer especialmente a las trabajadoras del hogar y con argumentos dignos de una película, han logrado robarse joyas, relojes y equipos de cómputo.

Ladrones por teléfono

Vídeo: Cada vez son más las víctimas de los estafadores. Los delincuentes han apuntado a los distritos más pudientes. Utilizando una llamada telefónica, logran convencer especialmente a las trabajadoras del hogar y con argumentos dignos de una película, han logrado robarse joyas, relojes y equipos de cómputo.

En la ciudad de los raqueteros, los marcas y las bandas con fusil, ellos han elegido sus propias armas. 

No cargan balas pero son capaces de levantarse en peso los objetos valiosos y el efectivo de una familia entera. 

Las rejas, cámaras y cercos eléctricos nada pueden hacer contra ellos, porque todos los hogares que roban se abren desde adentro. A ellos les basta tan solo un poco de histrionismo y una llamada telefónica.

Esta semana en el distrito de Miraflores, tres jóvenes fueron capturados por la policía luego de que sin guantes, sin pasamontañas y sin romper cerraduras, se llevaran hasta las más caras vajillas, sus únicas armas: persuasión, amabilidad y una que otra sonrisa. 

Por la sofisticación de sus métodos, algunos los llaman ladrones de guante blanco. En sus mentes criminales crean cuentos, arman guiones e historias y personifican a familiares de sus potenciales víctimas para concretar sus robos. Ellos apuntan especialmente a las empleadas del hogar.

Una mujer, a quien por razones de seguridad no identificaremos, es una empleada doméstica. Hace una semana fue engañada por delincuentes, quienes aprovechando el factor sorpresa, la asustaron, jugaron con sus emociones, manipularon su voluntad y la convirtieron sin que lo sospechara, en cómplice.

Le hicieron creer que hablaba con un policía y que su empleadora acababa de asesinar a un menor, en medio de un atraco.

Ya con la trabajadora del hogar sorprendida con la llamada y bastante aturdida, los ladrones continuaron con su plan y tras hacerle oír el llanto desesperado de su supuesta patrona, le dijeron que debía reunir cosas de valor para librarla de la cárcel. 

Etiquetas:ladrones

COMENTA