En vivo
AN: Edición Mediodia
12:00 - 13:00 h

Las bandas del terror

La inseguridad y las temibles extorsiones están en boca de todos, pero la lucha contra todo ello empieza en los penales de máxima seguridad, en donde todo esfuerzo parece poco para aislar del todo a los poderosos cabecillas de las más sanguinarias bandas.

Las bandas del terror

Vídeo: La inseguridad y las temibles extorsiones están en boca de todos, pero la lucha contra todo ello empieza en los penales de máxima seguridad, en donde todo esfuerzo parece poco para aislar del todo a los poderosos cabecillas de las más sanguinarias bandas.

En las prisiones de máxima seguridad del país, operan varias organizaciones delictivas a las que ha llevado años ser lo que son: verdaderas empresas del crimen y todo gracias a que los cabecillas capturados nunca pierden el contacto con sus secuaces, entre otras cosas, gracias a un teléfono celular que parece burlarse de todos los controles de seguridad y hasta de bloqueadores de señal. 

Esto incluso ha generado que el Estado y las empresas privadas de telefonía se enfrenten en sus propios intereses.

La noche del sábado último hubo un mega operativo en la zona más convulsionada por la violencia en Lima: San Juan de Lurigancho. 

El primero de varios en los que el mismo Ministro del Interior participará, como parte del plan de lucha contra la delincuencia, plan que incluye el nuevo paquete de leyes.

'Los Malditos de Bayoyar' son, sin duda, la más peligrosa y violenta banda que opera actualmente en Lima, solo equiparable a las organizaciones criminales recientemente desarticuladas en Trujillo.

'Los malditos de Bayovar' no se han ganado el apelativo gratuitamente. Han estado ligados recientemente al uso de sicarios juveniles, han sido involucrados en asesinatos, entre ellos, el del hijo del ex alcalde Carlos Burgos, a balaceras en medio de guerra con otras bandas por cupos al terror sembrado en colegios de la zona, cuyos directores eran extorsionados, con armas de guerra y granadas, como fue en el caso del circo de la Paisana Jacinta.

COMENTA