Rose Leslie obligó a Kit Harington a que se disfrace de Jon Snow para una fiesta

Por: Daniela C.

Rose Leslie y Kit Harington son la parejita oficial de Juego de Tronos, quienes además de haberse conocido y enamorado en el set, ya están planeando su boda que incluso interrumpirá las grabaciones de la octava temporada. 

Hace poco pudimos chequear la divertida broma que le hizo Kit a su prometida Rose Leslie, quien incluyó como parte de las cosas que albergaba su refrigerador nada menos que una realista cabeza.

Ahora sabemos que de alguna manera Rose tuvo su deseada venganza. Kit Harington le contó a la revista Heat que Rose lo obligó a ir a una fiesta de disfraces caracterizado nada menos que de …. ¡JON SNOW! Pero ojo, no se trató del atuendo que usaba en la serie sino de uno recontra misio:

“Hace poco me invitaron a una fiesta temática de 30º cumpleaños en la que había que ir disfrazado. La etiqueta era ‘Mal gusto’, y como estaba rodando en Aberdeen, se me hizo muy tarde para ir a comprar algo. Por suerte encontré una tienda de disfraces que estaba abierta, y nada más verme entrar la dependienta me dijo: ‘¿Sabes qué? Te pareces mucho al chico ese de Juego de Tronos, y casualmente tengo un disfraz de él por aquí” – contaba a la revista Heat.

¿Pueden creerlo? Claramente la mujer no hubiera pensado en mil años que delante de ella estaba el mismo Jon Snow o tal vez le estaba tomando el pelo. La cosa es que la anécdota no quedó ahí:

“Entonces me sacó un disfraz de Jon Snow y Rose me susurró al oído: ‘No te amaré más si no te lo pones’. Así que eso hice”.

Sin embargo, y a pesar de lo que pudieras estar pensando, no le fue tan genial como hubieras pensado porque prosiguió con lo siguiente:

 “Los camareros que nos servían los canapés se me quedaban mirando en plan ‘¡Qué tío más triste! Mira que venir vestido de su personaje’… De verdad, pasé mucha vergüenza”.

Claramente lo hizo por amor pero al final le fue peor de lo que hubiera imaginado. ¿Qué hubieras hecho tú en su lugar?

TAMBIÉN CHEQUEA:

 

Ads

También podría gustarte