• 11:19

Ivana queda destrozada al escuchar lo que Jacinto le dijo

Este viernes a las 4.30 p.m. en "Yo no creo en los hombres".

Yo no creo en los hombres

Vídeo: Ivana queda destrozada al escuchar lo que Jacinto le dijo | América Televisión

Yo no creo en los hombres

Isela le cuenta a su madre que estuvo junto a Claudio, noticia que Josefa toma feliz y le sugiere hacer algo aún más terrible.

De otro lado, Jacinto busca a Ivana en la empresa y le comenta algunas mentiras sobre la relación de María Dolores y Daniel.

Úrsula le dice a Maleny que no logrará seguir con Maximiliano si sigue con su amante, pero que le va ayudar a quitárselo de encima así como le ayudo a encubrir el asesinato de su padre.

Este viernes a las 4.30 p.m. en "Yo no creo en los hombres".

COMENTA

Sinopsis

YO NO CREO EN LOS HOMBRES

YO NO CREO EN LOS HOMBRES

L-V 4:30 pm.

Tras muchos golpes de la vida, María Dolores recobrará su libertad y luchará sin descanso, para recuperar a su hijo y al hombre que ama, quien le devolvió la confianza, el deseo de amar y de volver a Creer en los hombres.

CAPÍTULOS ANTERIORES »

PERSONAJES

Adriana Louvier es María Dolores Morales

23 años, bonita, fresca, inteligente, sensible y muy trabajadora (es costurera en una fábrica de diseños exclusivos). La gente confunde su generosidad, con ingenuidad, pero no es tonta, ni ingenua. Hija de Esperanza y Rodolfo, hermana de Clara.

Gabriel Soto es Maximiliano

30 años, muy atractivo, sensual y atlético. Es un extraordinario abogado penal, que lucha con la sombra de su padre, un exitoso jurista; sin embargo, esto no le causa conflicto, pues se siente muy orgulloso de él. Es hermano de Leonardo y novio de Maleny.

Rosa María Bianqui es Úrsula

55 años, elegante, distinguida, guapa y con buen cuerpo. Es clasista, a pesar de que no nació en "pañales de seda", y precisamente, por eso, detesta a quienes le recuerdan su origen.

Flavio Medina es Daniel Santibañez

28 años, es muy guapo, seguro de sí mismo, carismático y muy manipulador. Siempre consigue lo que quiere y se sale con la suya. A falta de figura paterna, en los años más importantes de su vida, ha desarrollado una relación de amor-odio y codependencia con su madre, ambos se manejan negociando cariño y dinero.