Terremotos: cinco datos sorprendentes que debes conocer

Ahora entenderás por qué los animales se comportan raro y por qué aparecen esos misteriosos destellos de luz en el cielo durante un sismo

Datos que debes conocer sobre los terremotos

Datos que debes conocer sobre los terremotos

Se dice que en promedio, cerca de un millón de terremotos se producen por año en el planeta.  Y es que la Tierra tiembla en todo momento, incluso ahora mientras estás leyendo esta nota.

[Así se inundarían Lima y Callao en caso de un tsunami]

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos, basándose en observaciones desde 1990, cada año se producen 17 terremotos de más de 7 de magnitud en la escala de Richter.

El portal BBC Mundo compartió algunos datos importantes y curiosos sobre este fenómeno que atemoriza a todos.
 
1. El día puede ser más corto
 
Japón soportó un sismo de 8,9 de magnitud en marzo del 2009.  La energía que liberó alteró la distribución de la masa de la Tierra, y esto generó una leve aceleración en su velocidad de rotación.  Como resultado, el día en el planeta duró 1,8 microsegundos menos de lo habitual.
 
2. El agua estancada huele mal
 
Las lagunas, los canales, los lagos y otras fuentes de agua estancada pueden expulsar un olor desagradable y aumentar su temperatura antes de un terremoto, debido a los gases subterráneos que se liberan a medida que se desplazan las placas tectónicas.
 
3. Los animales cambian su comportamiento
 
Investigadores del Departamento de Ciencias de la Universidad Abierta, en Reino Unido observaron la desaparición de sapos antes del terremoto de 2009 en Italia.  Se cree que estos anfibios detectan cambios en la composición química del agua, provocada por el estrés que sufren las rocas.  Otro caso peculiar fue el que ocurrió antes del terremoto y tsunami en Indonesia en 2004, algunos testigos aseguran haber visto a algunos animales y aves que se dirigían hacia tierras elevadas.
 
Científicos creen que los animales pueden sentir los temblores leves que se producen antes de un sismo.
 
 
4. Los seiches
 
Tras un terremoto, se forman muchas veces ondas estacionarias internas en el agua que se conocen como seiche en piscinas y lagunas.  La clave para que se forme un seiche, que puede ser imperceptible a simple vista, es que el cuerpo de agua esté al menos parcialmente delimitado, como es el caso de una piscina.  El agua puede continuar moviéndose incluso durante horas después del sismo.
 
5. Destellos de luz en un terremoto
 
Se conocen como “luces de terremoto”.  Según investigadores de la Universidad Rutgers, en Estados Unidos, los destellos lumínicos se producen debido a que los deslizamientos del suelo cerca de las fallas geológicas de la Tierra generan una carga eléctrica.
 
 
En el terremoto de 7 grados que azotó a la ciudad de Pisco en el 2007, muchos reportaron la presencia de una luz durante el movimiento telúrico.  Lo mismo ocurrió en México hace unas semanas cuando soportó un sismo de 8.2 grados.  Los mexicanos mostraron, en las redes sociales, videos de unas luces semejantes a las de las auroras boreales