Síntomas que te alertan un parto prematuro

Reconocerlos a tiempo pueden evitar riesgos para el bebé y la madre

Síntomas que te alertan un parto prematuro

Señales de alarma durante el embarazo

Cuando el nacimiento sucede antes de la semana 37 del embarazo se le considera parto prematuro.  En ese sentido, existen algunas señales de alarma que se pueden reconocer y así evitar un riesgo para la madre y el bebé.

[Color marrón en la menstruación: cuándo debes preocuparte]

Según los especialistas, en muchos casos es posible detener los síntomas de parto para que el bebé se siga desarrollando en el vientre hasta que esté preparado para nacer.

Síntomas del parto prematuro

  • Sangrado vaginal: una metrorragia (hemorragia vaginal procedente del útero no asociada al ciclo menstrual) en el segundo o tercer trimestre puede ser señal de un parto prematuro.
  • Calambres o cólicos abdominales por más de una hora (con o sin diarrea).
  • Aumento y cambio de fluido vaginal: puede variar en su color y consistencia. Puede ser transparente de apariencia mucosa o tornarse rosado o amarronado.

[Errores que cometes y que pueden provocarte un embarazo por accidente]

  • Expulsión del tapón mucoso: puede ser síntoma de que el cuello uterino comienza a dilatarse. El aspecto del tapón mucoso es el de un flujo mucoso, viscoso y espeso.
  • Rotura de bolsa amniótica: la rotura de membranas es signo inequívoco de que el parto se producirá en las próximas horas. Si bien puede no ser inminente, no se suele esperar más de 24 horas por temor a que se produzca una infección.
  • Presión intensa en la pelvis, caderas y cara interna de los muslos: puedes tener la sensación de que el bebé estuviese por ser expulsado.
  • Dolor continuo en la parte baja de la espalda.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Aumento de contracciones

[​¿Cómo saber si estás embarazada durante la lactancia?]

Recomendaciones

  • Si hay contracciones regulares, los expertos sugieren recostarse de lado sobre el costado izquierdo. Si estas no se detienen en una hora, se debe acudir al médico.
  • Mantenerse hidratada: la deshidratación disminuye el volumen de sangre y aumenta la concentración de oxitocina, la hormona responsable de las contracciones uterinas.  Por ello, se recomienda tomar entre dos y tres vasos de agua.
  • Las revisiones médicas prenatales de forma regular disminuyen las probabilidades de parto prematuro, por lo que es muy importante acudir a todas las citas desde el comienzo del embarazo.

[¿Tu bebé se mueve poco? Descubre cuándo debes preocuparte]

Fuente: Bebé y Más