Acné en la espalda: por qué aparece y qué hábitos debes evitar

Conoce las razones por las que aparecen granitos en la espalda y toma en cuenta estos consejos para mantener una piel limpia y exfoliada  

Acné en la espalda: por qué aparece y qué hábitos debes evitar

Este trastorno de la piel es comúnmente llamado bacné.

La aparición de granitos en la espalda es un problema estético que padecen tanto mujeres como hombres, y que no discrimina edades ya que suele atacar con frecuencia desde la pubertad para adelante. 

[¿El acné aumenta por no tener relaciones sexuales?]

Este trastorno de la piel que se produce no solo en la espalda, sino también en la zona de los hombros y brazos, es comúnmente llamado bacné, y su aparición se debe a diversos factores genéticos y hormonales.

Sin embargo, en muchos casos, el acné también es producido por malos hábitos, lo que hace aún más difícil su disminución:

1. Una mala limpieza corporal: además de generar grasa y células muertas, la piel también está expuesta a las bacterias y suciedad del ambiente, por lo que si al momento del baño la espalda es la más olvidada, las consecuencias serán obvias. 

2. Utilizar ropa ajustada o húmeda: al hacer deporte o alguna actividad, las prendas están más en contacto con el sudor, pero si estas generan mucha presión, los poros de la piel quedarán obstruidos con las células muertas y bacterias. 

3. Abuso de suplementos: por lo general, contienen testosterona y estanozolol. Lo mismo sucede con otros medicamentos que se disparan en hormonas y no son ingeridas con regulación.

4. Uso de cosméticos inadecuados: las cremas y maquillaje pueden tener compuestos que no son los indicados para tu piel, ya que pueden obstruir los poros o causar alergias y acné. Consultar a un dermatólogo es lo mejor. 

[Acné: estos hábitos te provocan granitos sin que lo notes]

Y como sabemos que el bacné es incómodo y difícil de disimular, a continuación te brindamos los siguientes consejos para prevenir la aparición de granitos y mantener una espalda limpia:

  • Procura utilizar cepillos de cerdas suaves para limpiar el área durante el baño. Las esponjas tienden a acumular células muertas y bacterias. 
  • Utiliza ropa holgada para que la piel pueda transpirar 
  • Después de hacer ejercicios, báñate inmediatamente y aplica una exfoliación en la espalda. 
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras, sobre todo de aquellos que contienen vitamina B, ya que ayudan a sanar heridas y disminuir inflamaciones. 
  • Ingiere mucha agua para mantener hidratada tu piel y ayudar a liberar toxinas.
  • Evita el consumo azúcar, grasas saturadas y trans, debido a que obstruyen los poros y podrían generar o empeorar el acné.
  • No expongas tu espalda a mucha radiación solar, empeorarás el acné, además de provocar manchas y cicatrices. 

Recuerda que los barritos y espinillas en la piel se presentan en distintos niveles, así que lo mejor será pasar por una evaluación ante un dermatólogo y encontrar el tratamiento adecuado. 

Lee también: [¿Buscas un protector solar que no te deje la cara grasosa o con acné?]

ETIQUETAS: