Seis cosas que debes saber antes de ir al ginecólogo

¿Tienes que depilarte? ¿Qué hacer si estás con la menstruación? Te ayudamos a resolver estas y otras dudas

Recomendaciones antes de ir al ginecólogo

Recomendaciones antes de ir al ginecólogo

Probablemente ir al ginecólogo es una de las consultas a las que muchas mujeres temen ir y que posponen hasta no aguantar más. Ya sea por la incomodidad física o simplemente por vergüenza. Si eres de estas personas, te daremos algunos consejos y todo lo que debes saber antes de ir a tu cita médica.
 
 
Los especialistas recomiendan visitar al ginecólogo como rutina, una vez al año, no solo para evitar enfermedades o prevenir un embarazo, sino también para tener una vida sexual más satisfactoria.  Ahora te contaremos todo lo que debes saber antes de ir a tu cita:
 
1. Orinar: por los nervios es probable que tengas ganas de orinar justo antes de concretar tu visita.  Si puedes, aguanta un poco, ya que tu ginecólogo te podría solicitar una muestra de orina y no querrás esperar horas agachada sobre un tubito.
 
La depilación antes de ir al ginecólogo
 
2. Depilación: no debes depilarte demasiado antes de ir al ginecólogo.  Es natural querer estar bien preparada cuando sabes que alguien estará mirando de cerca tus partes íntimas. Pero a los médicos realmente no les importa.  Recuerda que depilarte con cera puede terminar por irritar tu zona íntima y dificultar la detección de cualquier anormalidad.
 
3. La menstruación: por cuestiones de practicidad e higiene, procura que tu cita sea después de tu ciclo menstrual.  De lo contrario, tu ginecólogo se verá imposibilitado de examinarte.
 
4. Nada de mentiras: mentir sobre tu vida sexual no te llevará a ninguna parte. Debes tener presente que un buen ginecólogo nunca te juzgará por eso. Contarle falsedades solo impedirá que te dé los mejores consejos para disfrutar de tu sexualidad de la forma más sana y plena.
 
5. Revisión de mamas: el médico palpará tus pechos y axilas de forma circular para detectar quistes o problemas mamarios, bultos o alguna secreción anormal. El ginecólogo te puede enseñar una técnica de auto exploración para que te revises tú misma en casa.
 
6. Papanicolau: es un examen que toda mujer sexualmente activa debe hacerse cada año. Sirve para detectar posibles células cancerígenas y consiste en introducir pequeño cepillo dentro del cuello del útero o matriz para tomar una muestra de tejido que se analizará en el laboratorio.
 
 
¡Pierde el miedo!
 
Habla con tu doctor de tu miedo y coméntale que tu primera cita será solo para platicarle tus síntomas y aclarar tus dudas sobre los procedimientos que realizará. Esta puede ser una manera de que los dos se conozcan.  También puedes pedirle a alguien que te acompañe, como tu mamá, tu pareja o a una amistad de confianza, puede que no entre a la consulta, pero sabrás que afuera hay alguien que te espera y te apoya.
 
Recuerda que es importante visitar al ginecólogo
 

ETIQUETAS: