10 lugares públicos con más gérmenes de los que imaginas

Puede parecer paranoico, pero será mejor que siempre lleves un desinfectante en gel

10 lugares públicos con más gérmenes de los que imaginas

10 lugares públicos con más gérmenes de los que imaginas

Hay lugares en los que entramos en contacto con un sinfín de gérmenes y bacterias que pueden causar infecciones. 

[Razones por las que nunca debes llevar el celular al baño]

Te mostramos cuáles son las 10 superficies de lugares públicos más contaminados. Recuerda que, aunque pueda sonar algo paranoico, es mejor ser precavido y no estará de más llevar nuestro propio jabón sin agua en el bolsillo para manteneros a salvo:

1. Piscinas 

Una gran parte de los cientos de niños que se meten en las piscinas puede dejar pequeñas cantidades de heces. Según datos analizados, varias piscinas dieron positivo en el test de Escherichia Coli, causante de múltiples infecciones gastrointestinales, entre ellas la diarrea con sangre. Intenta no tragar agua.

2. El banco

Según la Web Consultas, el virus de la gripe puede sobrevivir hasta 17 días en un billete. Cada día intercambiamos dinero al comprar o retirar dinero de los cajeros, cuyas teclas son una fuente inagotable de bacterias. Por ello, no está de más desinfectarse las manos después de realizar cualquier transacción. 

3. Las cartas de los restaurantes

Muchas manos las manipulan a diario. Según un estudio del Basque Culinary Center (BCC) las cartas de menús de los restaurantes están plagadas de bacterias como las Escherichia Coli. El microbiólogo de la Universidad de Arizona, Charles Gerba, afirma que las cartas de los restaurantes tienen 100 veces más bacterias que un asiento de inodoro. Intenta no dejar tus cubiertos sobre la carta.

4. El gimnasio

Los gimnasios son un foco de bacterias, el 70% de ellas peligrosas para la salud. Por ejemplo, las pesas tienen 362 veces más gérmenes que el asiento de un retrete. Este riesgo de infección solo se da si tienes las defensas muy bajas o heridas abiertas.

5. El carrito del supermercado

Según estudios realizados por la Universidad de Arizona, el 72% de los carros que se usa en los supermercados, sobre todo los mangos, tienen bacterias fecales, procedentes del contacto con carne cruda o pañales sucios de niños que se sientan en ellos, susceptibles de provocar enfermedades como salmonella. Sería ideal hacer una desinfección tras cada uso. Lávate bien las manos, luego de manipular estos cochecitos.

6. Dispensadores de jabón de los baños

Según algunas estadísticas, el 70% de los hombres y el 35% de las mujeres tocan esos objetos sin lavarse las manos. Más acertada parece la opción de llevar un jabón desinfectante en el bolsillo y utilizarlo una vez fuera del servicio.

7. Las llaves de los grifos

Sucede algo parecido a lo del jabón. Entras al baño de un restaurante, haces tus necesidades y te lavas las manos con agua y jabón. Sin embargo, a no ser que el grifo sea automático, una vez lavadas tendrás que volver a tocar la llave para cerrar el agua, entrando de nuevo en contacto con posibles bacterias presentes en ella.

8. La rodaja de limón de los refrescos

Un estudio analizó estos ingredientes añadidos y encontró que casi el 70% de esas rodajas contenían microbios que potencialmente podían causar enfermedades causantes de molestias digestivas.

9. El teléfono y la oficina

Si trabajas en una oficina en la que compartes teléfono fijo o dispositivos táctiles, tienes que saber que en ellos se acumula la saliva de las personas que han hablado antes y que, aunque de forma casi imperceptible, escupen al hablar. Según especialistas, un escritorio puede llegar a tener hasta 400 veces más bacterias que un inodoro limpio, escondidas, especialmente, en el teclado de la computadora.

[¿Por qué jamás debes maquillarte en el transporte público?]

10. Fuentes de agua

Rara vez encontrarás a alguien del servicio de limpieza limpiando una fuente de agua de las que puedes encontrar en colegios, parques o u otros lugares. Esa ausencia de higiene provoca que tantos las boquillas como las zonas húmedas de alrededor tengan más gérmenes que cualquier asiento de inodoro.