Perú ocupa el puesto 72 de 137 economías, según Índice de Competitividad Global

Nuestro país ha descendido cinco ubicaciones respecto al reporte anterior del Foro Económico Mundial

Perú ocupa el puesto 72 en Reporte de Competitividad Global. Foto: Andina

Perú ocupa el puesto 72 en Reporte de Competitividad Global. Foto: Andina

El Perú ha alcanzado el puesto 72 de 137 economías analizadas por el Reporte de Competitividad Global 2017-2018, realizado por el Foro Económico Mundial (WEF, en inglés). A nivel de América Latina y el Caribe, el Perú está en la séptima ubicación.

Nuestro país ha alcanzado un puntaje de 4.22 en una escala sobre 7. Este puntaje es determinado con base en factores de desarrollo agrupados en tres subíndices: requerimientos básicos, potenciadores de eficiencia, e Innovación y sofisticación.

LEELima y Callao encabezan Índice de Competitividad Regional 2016

El Informe evalúa el panorama de competitividad de 137 economías, brindando una visión única de los impulsores de su productividad y prosperidad.

Cabe mencionar que, respecto al reporte previo, el Perú ha descendido cinco ubicaciones. Según el Índice Global de Competitividad 2016-2017, nuestro país había alcanzado el puesto 67.

En este último reporte, Suiza se mantiene a la cabeza de la lista de las 137 economías más competitivas del mundo. Le siguen Estados Unidos, Singapur, Holanda, Alemania y Hong Kong.

En América Latina, los países más competitivos y el Caribe, de acuerdo de este índice, son: Chile (puesto 33 a nivel global), Costa Rica (47), Panamá (50), México (51) y Colombia (66).

En el caso peruano, los pilares que destacan son: Ambiente macroeconómico, salud y educación primaria, desarrollo del mercado financiero y tamaño del mercado.

Por el otro lado, los pilares más débiles en el Perú son: innovación, instituciones, preparación tecnológica, infraestructura y sofisticación de negocios.

Tal como se lee en la introducción del Informe de Competitividad Global 2017-2018, el WEF destaca lo siguiente:

"Diez años después de la crisis financiera mundial, las perspectivas de una recuperación económica sostenida siguen en riesgo debido a un fracaso generalizado por parte de los dirigentes y los responsables políticos para poner en marcha las reformas necesarias para sostener la competitividad y lograr los muy necesarios aumentos en productividad".