Migración venezolana trastorna ciudad fronteriza de Brasil

Gente sin hogar y filas de migrantes han transformado la economía y seguridad en Pacaraima, en el estado de Roraima

Migración venezolana trastorna ciudad fronteriza de Brasil. Video: AFP

Pacaraima es un pequeño municipio brasileño en el norte del estado de Roraima, en la frontera con Venezuela.

La ciudad de 12 mil habitantes se ha visto transformada en menos de tres años por la llegada de miles de venezolanos que abandonan su país, sumergido en una aguda crisis política y económica.

LEEBrasil crea comité especial por crisis migratoria con Venezuela

Muchos llegan con el plan de estar de paso, pero se quedan y terminan durmiendo en las calles.

"Yo estoy aquí con mi familia, así como lo ven, en la lucha. Hoy está siendo un poco difícil conseguir empleo, para uno comer con nuestros hijos, pero yo prefiero estar aquí que ahorita en Venezuela", dijo Jonathan Luces, un migrante venezolano.

"El almuerzo nos costó 7 reales. Para comer pasta en Venezuela tienes que lograr un mes trabajando. Un mes trabajando y no compra la salchicha…solamente la pasta", dijo José Peña, otro migrante venezolano.

LEE MÁS: Brasil ampliará actuación en la frontera ante llegada de venezolanos

La llegada de tantos migrantes cambió también la economía de la ciudad, confrontada a un sinfín de nuevos problemas sociales, pero con ventajas para algunos.

“Mejoró para el comercio, porque la falta de alimentación en el país abrió las puertas a otros y los comerciantes tuvieron que aprovechar el momento.

Pero de la misma forma que aprovechamos todo eso, también vienen dificultades, como la falta de seguridad, tenemos que tener más precauciones dentro del comercio”, dijo Juan Silva, un comerciante.

Los taxistas que solían llevar clientes a Venezuela, cuentan que el movimiento cayó un 60%.
“La crisis en Venezuela afectó mucho la cuestión de los turistas que venían de Sao Paulo, Rio de Janeiro. Venía bastante gente de fuera. Solíamos llevarlos hasta Santa Helena”, dijo Jadair da Silva, un taxista.

Sólo en la capital de Roraima, Boa Vista, las autoridades estiman que hay unos 40 mil venezolanos. Según cifras oficiales, entre 500 y 1200 cruzan a diario la frontera con Brasil.