Brasil: Lula da Silva niega cargos por el caso Petrobras

El exmandatario denuncia una "masacre mediática" en su contra que buscaría impedir su reelección en 2018

Luiz Lula da Silva, ex presidente de Brasil vinculado la caso Lava Jato. Foto: AFP

Luiz Lula da Silva, ex presidente de Brasil vinculado la caso Lava Jato. Foto: AFP

El expresidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva negó este martes haber tratado de obstruir las investigaciones del escándalo Petrobras. Él denunció una "masacre" mediática que, según sus partidarios, busca impedir que se presente a las elecciones de 2018.

La comparecencia del líder de la izquierda ante un juez de Brasilia se dio en un clima político enrarecido. Esto con el telón de fondo de un inminente pedido de investigaciones contra decenas de ministros y legisladores mencionados en las confesiones de 78 ex ejecutivos de la constructora Odebrecht.

[LEE: Odebrecht donó dinero "toda la vida" a campañas proselitistas]

El líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) llegó al tribunal poco antes de las 10 de la mañana (13H00 GMT), donde fue aclamado por un puñado de simpatizantes. Lula salió del mismo modo una hora después, tras prestar declaración, informaron reporteros de la AFP.

Este proceso, uno de los cinco que enfrenta el popular exmandatario (2003-2010), se abrió en julio pasado. Esto después que el exsenador Delcidio do Amaral, del PT, lo involucrara en un plan para comprar el silencio de un exdirectivo de Petrobras.

Pero Lula, de 71 años, niega todos esos cargos. "Nunca tuve ninguna preocupación con ningún testimonio de cualquier empresario o director de Petrobras", afirmó el exmandatario.

Según la acusación, Lula habría intentado comprar el silencio del ex director del área Internacional de Petrobras Nestor Cerveró, que se aprestaba a firmar un acuerdo con la justicia y proporcionar detalles sobre el funcionamiento del esquema de sobornos en la petrolera estatal.

Habría actuado en complicidad con el banquero André Esteves (ex presidente de BTG Pactual), el empresario ganadero y amigo de Lula, José Carlos Bumlai y el propio Amaral. "Delcidio faltó a la verdad en ese proceso", afirmó Lula.

[LEE: Odebrecht entregó US$ 3 millones para campaña de Humala en 2011, según Barata]

Además, Lula enfrenta cinco causas judiciales en tribunales de Brasilia y Curitiba (sur) por corrupción, lavado de dinero y tráfico de influencias.

El próximo 3 de mayo debe comparecer en Curitiba ante el juez Sergio Moro, gran impulsor de la Operación Lava Jato (lavadero de autos) que investiga la madeja de corrupción en Petrobras.

Pese a todos los cargos que pesan en su contra, el exmandatario lidera las intenciones de voto para las elecciones de fines de 2018. Más del 30% de los brasileños afirmó en una encuesta reciente que lo votaría para presidir el país nuevamente.

Dilma Rousseff, que denuncia su destitución como un "golpe de estado parlamentario", advirtió el sábado pasado en Ginebra sobre el riesgo de que Lula sea apartado de la carrera presidencial, por causas judiciales. (AFP)