Brasil: Fiscal General denuncia al presidente Temer por corrupción pasiva

Temer es el primer mandatario en funciones en ser acusado por un delito de naturaleza penal

Michel Temer, presidente de Brasil. Foto: Revista Semana.

Michel Temer, presidente de Brasil. Foto: Revista Semana.

El Fiscal General denunció este lunes al presidente Michel Temer por corrupción pasiva, convirtiéndolo en el primer mandatario en ejercicio de la historia de Brasil en ser inculpado formalmente y complicando aún más su delicada situación política.

Rodrigo Janot consideró que Temer incurrió en el delito de corrupción pasiva cuando "recibió para sí y por intermedio" de su cercano exasesor Rodrigo Rocha Loures, ahora detenido, una "ventaja indebida" de 500.000 reales (unos 150.000 dólares), indica el pedido de acusación difundido por el Supremo Tribunal Federal (STF). El hecho ocurrió entre marzo y abril y el dinero procedía del empresario Joesley Batista, del gigante de la alimentación JBS.

Janot tiene plazo hasta última hora del martes para presentar eventualmente más denuncias dentro de las investigaciones por corrupción, organización criminal y obstrucción a la justicia. Las pesquisas arrancaron hace casi un mes y medio, con la delación premiada de ejecutivos de JBS.

[LEE: Brasil: pericia policial concluye que audio de Michel Temer no fue editado]

El fiscal pide que Temer sea condenado a pagar "una indemnización moral de 10 millones de reales" (3 millones de dólares). Y solicita la apertura de otra investigación contra el mandatario y contra Loures Rocha, por sospechas de participación en un esquema para favorecer a una empresa en el sector de puertos.

La denuncia de la fiscalía abre un proceso ante la Corte Suprema que podría llegar a apartar a Temer del cargo. Pero antes debe ser validada por dos tercios de la Cámara de Diputados (341 legisladores, de un total de 513).

El mandatario conservador (PMDB), con una popularidad de apenas 7%, tiene a priori una mayoría que podría salvarlo. Cerca de la mitad de los legisladores están de hecho involucrados en casos de corrupción "y eso crea una red de solidaridad", dijo a la AFP Sylvio Costa, director del portal político Congresso em Foco.

Sin embargo, esto complica más las cosas para el debilitado Temer poco más de un año después de asumir el poder tras la destitución por el Congreso de Dilma Rousseff (PT, izquierda), de quien era vicepresidente.

[LEE: Brasil: exgobernador de Río de Janeiro fue condenado a 14 años de cárcel]

El jefe de Estado se encuentra en el ojo del huracán desde que el pasado 17 de mayo salió a la luz una grabación hecha secretamente por Joesley Batista, en la que Temer parece avalar el pago de un soborno al exdiputado Eduardo Cunha, el encarcelado arquitecto del 'impeachment' a Rousseff.

En un informe entregado poco antes al STF, la Policía Federal señala a Temer como sospechoso de obstrucción a la justicia en el marco de un probable esquema de organización criminal. [AFP]