Bolivia y Chile ultiman sus alegatos para el litigio marítimo en La Haya

La Paz reclamará ante la CIJ una negociación a Santiago para tratar su eventual acceso al Océano Pacífico

'Banderazo' en Bolivia en apoyo a demanda marítima contra Chile ante la CIJ. Foto: AFP

'Banderazo' en Bolivia en apoyo a demanda marítima contra Chile ante la CIJ. Foto: AFP

Las delegaciones de Bolivia y Chile se encuentran el domingo en La Haya, la víspera del juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), donde La Paz reclamará este lunes una negociación al país vecino para tratar su eventual acceso al Océano Pacífico.

El presidente boliviano, Evo Morales, estará mañana en las audiencias, mientras que la más alta autoridad chilena será el canciller Roberto Ampuero, nombrado recientemente por el Gobierno de Sebastián Piñera.

LEEEvo Morales dice que Chile los ha sometido al encierro más largo e injusto

Morales dijo este sábado en La Haya estar "contento" y "optimista" por el trabajo de su equipo jurídico, que presentará unos alegatos con "datos históricos, jurídicos y geográficos".

El presidente se felicitó por el apoyo popular que la demanda suscita en Bolivia, donde hay convocada una vigilia en plazas de todo el país durante la madrugada del 18 al 19 de marzo para apoyar el inicio de los alegatos orales.

En el lado chileno, está previsto que Ampuero se reúna el domingo en La Haya con su equipo jurídico, cuyo turno en los alegatos orales comenzará el jueves 22.

El caso ha levantado una gran expectativa en la CIJ, cuya sede ha tenido que habilitar una segunda sala de prensa para dar cabida a todos los periodistas que se espera que acudan.

Los jueces tendrán que deliberar sobre dos cuestiones: si Chile está obligada a negociar de buena fe el acceso soberano de Bolivia al Océano Pacífico y, en caso de que esa obligación exista, si Chile la ha incumplido.

Bolivia asegura que la pérdida de 400 kilómetros de costa y 120 mil kilómetros cuadrados de territorio, a finales del siglo XIX tras la Guerra del Pacífico, le ha supuesto un obstáculo para su desarrollo económico.

La Paz basa parte de sus argumentos jurídicos en que Santiago ha accedido a discutir el tema marítimo en varias ocasiones a lo largo de los últimos cien años. Esos diálogos, aunque infructuosos, le habrían ocasionado a Chile una obligación de seguir negociando, según Bolivia.

Chile, por su parte, asegura que las conversaciones que ha mantenido con Bolivia hasta ahora se han producido para "explorar intereses comunes", pues son países vecinos, pero "no porque existieran obligaciones preexistentes", dijeron altas fuentes de la delegación chilena a Efe.

Una de las claves que el equipo jurídico boliviano debería despejar durante el juicio es qué significa para ellos tener un "acceso soberano" al Pacífico.

"¿De qué estamos discutiendo?, ¿De tarifas y cuotas?, ¿O de un asunto de fronteras?. Porque si se trata de una cesión de territorio, eso no es una posibilidad", dijeron las mismas fuentes, que consideran que la delimitación entre ambos países "quedó resuelta en el Tratado de 1904".

Al mismo tiempo, Chile recuerda que Bolivia cuenta en la actualidad con un acceso preferencial a los puertos chilenos de Arica y Antofagasta, donde operan sus propias autoridades aduaneras.

Según estas fuentes, la demanda ante el tribunal de La Haya se debe, en parte, a "razones políticas internas de Evo Morales", quien "agita las llamas del nacionalismo con el objetivo de ganar apoyos", y lamentaron que Bolivia haya planteado el proceso legal como una batalla entre "David y Goliat"; es decir, la lucha de un país pequeño contra otro más poderoso y desarrollado.

Bolivia abrirá la primera ronda de argumentos orales el lunes y el martes, ambos días a las 10.00 horas local (09.00 GMT), mientras que la réplica de Chile será el jueves y el viernes, a la misma hora.

La segunda ronda continuará la semana siguiente y será más corta, pues Bolivia intervendrá el lunes 26 y Chile el miércoles 28.

Si los jueces quisieran plantear alguna pregunta a las delegaciones tendrían dos momentos para hacerlo. El primero sería el viernes 23, al concluir la intervención de Chile, y el segundo el miércoles 28, justo al terminar el juicio.

En el primer caso, las partes responderían a esas cuestiones de forma oral, mientras que en el segundo lo harían por escrito. (EFE)